29 de octubre 2018 | 1:04 pm

El presidente electo Andrés Manuel López Obrador confirmó que la construcción de la obra del nuevo aeropuerto ubicado en Texcoco será cancelado, para dar paso a la construcción de dos pistas en Santa Lucía y la rehabilitación del actual aeropuerto Benito Juárez y el de Toluca.

Afirmó que con la “decisión inteligente”, el gobierno federal se va a ahorrar alrededor de 100,000 millones de pesos y agregó que los empresarios o inversionistas de la obra del NAIM no se verán afectados ya que se negociará con ellos. “Se les va a liquidar completo si así lo deciden”, dijo.

López Obrador descartó por completo que José María Riobóo –quien lo acompañó en la conferencia de prensa– vaya a ser contratista de las obras en Santa Lucía y se comprometió a presentar el proyecto completo en una semana.

Además indicó que, luego del asesoramiento de la empresa francesa NavBlue, el gobierno galo de Emmanuel Macron le mandó una carta donde le ofrecía que construyeran una alianza prioritaria entre ambos gobiernos.

Acompañado de Javier Jímenez Espriú y Alfonso Romo, el presidente electo anunció que tras la consulta a la que llamó su equipo de transición y donde participaron 1.06 millones de ciudadanos se muestra la división entre el poder político y el poder económico.

No se permitieron presiones de nadie. Hay una división clara, hay una frontera entre poder económico y poder político. El gobierno que está por iniciar su mandato es para todos no es para un grupo. No va a ser un gobierno para una minoría. Les guste o no les guste

 Afirmó López Obrador.

Según la información proporcionada, la rehabilitación de los dos aeropuertos actuales, en la Ciudad de México y Toluca, así como la construcción de las dos nuevas pistas en Santa Lucía quedarán en tres años, con lo que el gobierno electo pretende resolver el problema de la saturación aérea.

“Ahora vamos a iniciar ya los trabajos para resolver en muy poco tiempo, en definitiva el problema de la saturación del aeropuerto en tres años lo vamos a tener resuelto. Van a estar construidas las dos pistas y se va a tener la conexión, un carril confinado del actual aeropuerto al de Santa Lucía. Vamos a tener el tren Ciudad de México-Toluca. En tres años vamos a estar operando tres aeropuertos”, dijo López Obrador.

Por su parte el futuro secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, indicó que de inmediato comenzarán los diálogos con las autoridades actuales, así como con los contratistas, empresarios y todos los involucrados en la obra de Texcoco para realizar una suspensión ordenada así como garantizar el respeto de los derechos de todos.

Sobre la actualidad del NAIM, Jiménez Espriú indicó que necesitaba una inversión de 258,000 millones de pesos, de los cuales ya se habían obtenido recursos públicos por 197,000 millones de pesos, de los cuales estaban invertidos el 20%, unos 60,000 millones, y de esos, 40,000 podrían ser no recuperables.

Cuestionado sobre la posible oposición de empresarios a la decisión o la presentación de recursos legales, López Obrador afirmó que no habrá ninguno, aunque dijo que si surgen todos están en su derecho de hacerlo y que se resolverán.

Ante la depreciación de la moneda y del nerviosismo en los mercados, el presidente electo dijo que fue un efecto “normal” y que se van a tranquilizas las cosas.

Les diría que no representó nada de alteración y que técnicamente habría que ver si es atribuido a esto. Durante la consulta se habló de depreciación, pero en los días que se hizo se fortaleció. Muchas veces se dan estas cosas por factores externos. Hay que esperarnos, no hay nada que temer

Andrés Manuel López Obrador

Sobre la rehabilitación de la terminal aérea de Toluca, el próximo presidente dijo que conversó recientemente con el gobernador mexiquense, Alfredo del Mazo, quien le comentó que actualmente registra un aforo de 600,000 pasajeros, aunque su capacidad es de hasta 8 millones anuales.

También agregó que van a conversar con las aerolíneas y que se revisará el cobro de la Tarifa del Uso Aeropuertario (TUA)  en Toluca, para tratar de reducirla y que los pasajes sean más económicos.

En cuanto al futuro de los terrenos en Texcoco, donde actualmente se construye el nuevo aeropuerto, indicó que van a analizar qué se puede hacer, pero que entre las propuestas está construir un parque ecológico y deportivo para recuperar la zona.