1 de julio 2020 | 5:00 am

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, conmemora este miércoles el segundo aniversario de su victoria en las elecciones federales de 2018. Como acto de celebración, el mandatario ofrecerá un mensaje desde Palacio Nacional.

La fecha coincide con la entrada en vigor del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), en medio de una pandemia que erosionó la economía nacional pero que no impide que la violencia e inseguridad sigan en sus niveles más altos.

Además, el triunfo de la autonombrada cuarta transformación cumple sus primeros dos años entre una caída de 26% de la Inversión Extranjera Directa (IED) en el primer trimestre de 2020 frente al mismo periodo del año anterior, según Banco de México.

No obstante, el T-MEC, acuerdo que sustituye al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) ofrece una posibilidad de recuperación económica para el país y la promesa de mantenerlo como miembro imprescindible de la cadena productiva de Norteamérica.

“No es una transformación tan grande como la del TLCAN (…) pero permite pensar en la consolidación del sector manufacturero nacional, con apoyo de las nuevas tecnologías, y la industria 4.0”, dice Leticia Armenta Fraire, directora del Centro Económico del Tecnológico de Monterrey.

El gobierno de México espera que el fortalecimiento del comercio y las actividades productivas en la región le permitan revertir la tendencia a la baja del Producto Interno Bruto (PIB) que se mantiene desde el primer trimestre de 2019, de acuerdo con el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI).

También beneficiará las condiciones de trabajo en México, “pese a que el acuerdo implica un escrutinio mayor por parte de las empresas que denuncian una divergencia entre el mercado laboral estadounidense y canadiense con respecto al de México”, explica Armenta Fraire.

Reto en seguridad

En materia de seguridad, la conmemoración cae un día después del primer aniversario de la Guardia Nacional, el cuerpo policiaco – militar con el que la administración de López Obrador pretende reducir los niveles de violencia que prevalecen en casi todo el país.

Esta nueva organización surgió a partir de una necesidad de regulación en las tareas de seguridad pública en México que anteriormente realizaba la Policía Federal, corporación a la cual le faltó profesionalismo y disciplina, según López Obrador.

En una ceremonia en Campo Marte, el presidente resaltó que en menos de un año logró establecer la Guardia Nacional, además de que obtuvo a nivel constitucional el permiso de desarrollar labores de seguridad pública a las fuerzas armadas.

Sin embargo, este cuerpo no podrá resolver los problemas de inseguridad en el país, de acuerdo con un reporte dado por el Observatorio de la Guardia Nacional.

El grupo de organizaciones, académicos, expertos y colectivos señala que a un año de su creación, la Guardia es solo una extensión de las Fuerzas Armadas.

Como prueba de ello, en 2019 el presupuesto para la corporación provino de las secretarías de la Defensa Nacional (Sedena), de Marina (Semar) y la debilitada Policía Federal, explica el documento.

El principal indicador de la violencia en México es el número de homicidios. Desde diciembre de 2018, primer mes del sexenio de López Obrador, hasta mayo de 2020 se cometieron 44,082 asesinatos, de acuerdo con los datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de de Seguridad Pública (SESNSP).

No obstante, hasta ahora ninguno de esos meses superó a julio de 2018, cuando se registraron 2,640 delitos de este tipo. El mes más violento de esta administración fue marzo de 2020, cuando se reportaron 2,625 homicidios. El promedio mensual en este sexenio es de 2,449 asesinatos.

El principal reto para lo que resta de la administración de López Obrador es perparar mejor a policías estatales y municipales en cuanto a tecnología, equipamiento y adiestramiento, opina Javier Oliva Posada, experto en seguridad de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

“Hay un programa de Seguridad Nacional pero no hay una estrategia, que debería incluir a estos otros cuerpos. La seguridad está muy federalizada y ese es un error que no permitirá avanzar en el combate a la delincuencia”, comenta el experto.

El triunfo de López Obrador, a dos años de distancia, también se celebrará a días de que el secretario de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México, Omar García Harfuch, haya sufrido un atentado atribuido a uno de los cárteles más sanguinarios en territorio nacional actualmente, según las propias declaraciones del funcionario.