12 de diciembre 2018 | 2:34 pm

Advertisement

La decisión de Alberto Gelacio Pérez Dayán, ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), de aceptar a trámite la acción de inconstitucionalidad contra la Ley Federal de Remuneraciones el viernes 7 de diciembre, destapó una auténtica caja de pandora.

Ante la acción, la ley -una de las promesas de campaña de López Obrador para prohibir que cualquier servidor público gane más de 108,000 pesos mensuales-, quedó suspendida hasta que se dicte una sentencia al respecto y desató una auténtica disputa entre los poderes ejecutivo, judicial y una parte del legislativo.

“Choque de trenes” han denominado los analistas al tema. Lo cierto es que la actuación del ministro Pérez Dayán puso en el centro del debate el tema de los órganos de justicia y sus sueldos, sus condiciones, así como su importancia y peso en la vida democrática de México.

¿Es real que los ministros de México son los mejores pagados? El CEO aquí te lo explica.

A principio de mes el nombre del ministro tuvo gran presencia en los medios, luego de que la SCJN resolviera un proyecto elaborado por él en el que se declaraba inconstitucional que los patrones de las empleadas domésticas no estén obligados a registrarlas ante el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

El tercer intento, el bueno

Pérez Dayán, abogado por la Universidad La Salle, asumió el cargo que actualmente ostenta en la Suprema Corte el 3 de diciembre de 2012, propuesto por el expresidente Felipe Calderón. Fue hasta el tercer intento que lo logró.

Previamente, el exmandatario panista lo había incluido en una terna para sustituir al fallecido José de Jesús Gudiño Pelayo en 2010 junto a Jorge Higuera Corona y Jorge Mario Pardo Rebolledo. No lo logró, este último fue el elegido el 10 de febrero.

El segundo intento fue cuando el periodo del ministro Salvador Aguirre Anguiano terminó en noviembre del 2012, por lo que nuevamente Alberto Pérez Dayán fue incluido en una terna presentada por Felipe Calderón al Senado, junto a Pablo Vicente Monroy y Andrea Zambrano.

La tercera fue la vencida para el maestro y doctor en derecho por la UNAM y especialista en amparo, derecho constitucional y administrativo.

Otro de los puntos sobre la Suprema Corte: el proceso para elegir a los ministros y las ministras, ¿es aún vigente o es necesaria una revisión?

El 22 de noviembre de 2012 -propuesto nuevamente por Felipe Calderón- se impuso en la terna que completaba junto a Rosa Elena González Tirado y Julio César Vázquez-Mellado García. Obtuvo 104 de los 122 votos posibles de los legisladores.

Una de las polémicas de Pérez Dayán fue cuando una investigación periodística hecha por Aristegui Noticias reveló que en su oficina o ponencia labora Ana Elena Aguilar Arrngóiz, hija del ministro Luis María Aguilar Morales, y quien según su cédula profesional es cirujano dentista.

Previo a su llegada la SCJN –cargo que ostentará hasta el 2027-, Pérez Dayán contaba con una larga trayectoria judicial como juez Primero de Distrito en Yucatán, juez Quinto de Distrito en materia penal en el Distrito Federal,  magistrado del Primer Tribunal Colegiado del Décimo Cuarto Circuito y magistrado del Octavo Tribunal Colegiado en Materia Civil así como del Séptimo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa ambos del Primer Circuito.

Pérez Dayán, adscrito a la segunda sala, es uno de los aspirantes a convertirse en presidente de la Suprema Corte, cargo que quedará vacante tras el fin del ciclo en ese puesto del ministro Luis María Aguilar Morales.