4 de marzo 2022 | 9:00 am

Advertisement

Hay una serie en Netflix llamada La Segunda Guerra Mundial a Todo Color – Camino a la Victoria. Uno de los capítulos nos cuenta que una de las prioridades para la Marina de Estados Unidos durante su avanzada hacia Japón en 1944 era tener una estrategia efectiva de relaciones públicas para ganarse los corazones y mentes del pueblo norteamercano que perdía interés en el conflicto mundial. 

Durante sus maniobras en la isla Iwo Jima, los soldados estadounidenses tuvieron de compañeros a poco más de 70 corresponsales de guerra con el propósito de hacer la crónica de cómo los uniformados tomaban el territorio con facilidad gracias a su superioridad en estrategia y armamento. 

No deles de leer: Estas son las muchas batallas de Meta 

Sucedió todo lo contrario. La toma de Iwo Jima se convirtió en un desastre para los EE.UU. Se perdieron más vidas de las esperadas, tomó más tiempo del contemplado y al final de la invasión los norteamericanos se dieron cuenta que la isla no tenía el peso estratégico que pensaban. Y todo quedó documentado por las lentes y lápices de los corresponsales que enviaban sus reseñas para ser publicadas en periódicos y cines. 

Esta era para muchos habitantes de Estados Unidos la única forma de enterarse y formarse una opinión sobre lo que sucedía al otro lado del mundo. 

Hoy, tenemos el privilegio de ser espectadores de un conflicto mundial desde la comodidad de nuestros sillones. Solo basta entrar a Facebook, Instagram, Twitter y TikTok para encontrar contenido relacionado al conflicto entre Rusia y Ucrania. 

Puedes leer: Amazon, Meta y Theranos: El alto precio de la tecnología 

Desde sus cuentas, ciudadanos comunes capturan imágenes del conflicto. Explosiones, disparos, heridos y experiencias personales inundan nuestro feed de noticias con hashtags como #Istandwithukraine o #russianukrainecrisis

Ya no es 1944 y no se necesita pertenecer a un periódico reconocido o ser parte de un noticiario en TV para ser un reportero. Tampoco un gran equipo técnico o una cámara y enlace satelital para hacer una transmisión. 

Y no es necesariamente algo bueno. 

En otro tema…

El pasado lunes murió a los 26 años Zain Nadella, hijo de Satya Nadella. Sufría de parálisis cerebral. Una de las primeras acciones de Satya cuando se convirtió en el actual  director ejecutivo de Microsoft fue implementar el control adaptable para Xbox, la consola de la marca para gamers. Este dispositivo permite que las personas con limitaciones físicas puedan acercarse al mundo de los videojuegos. 

También lee: El verdadero significado de la compara de Activision 

Un perfecto ejemplo de cómo la tecnología ayuda a hacer cosas que soñamos como imposibles.