16 de mayo 2022 | 8:00 am

Advertisement

Desde 1977, la Reserva Federal ha operado bajo el mandato del Congreso de Estados Unidos de promover las metas de máximo empleo, precios estables y tasas de interés moderadas a largo plazo, lo que ahora se conoce comúnmente como el mandato dual del banco central. 

De ahí que, con el estallido de una de las recesiones más severas de la historia en 2020, el Banco Central de la Reserva Federal redujo la tasa de los fondos federales a mínimo históricos -a un rango entre 0.00% y 0.25%- y anunció un programa de compra de activos mensual por 80,000 millones de dólares (mdd) de bonos del Tesoro y de 40,000 mdd de Bonos Respaldados por Hipotecas.

Gracias a estas medidas extraordinarias, Estados Unidos registró la recesión más corta de su historia, la cual tuvo una duración de apenas dos meses, de febrero a abril de 2020, según NBER. Mientras que, la recuperación total se alcanzó en el segundo trimestre de 2021. 

Ante ello, las dos variables objetivo de la Fed han evolucionado de tal manera que ya no es necesaria la instrumentación de una política monetaria ultra expansiva

Empleo se recupera

Por un lado, el empleo se ha recuperado a una velocidad impresionante. En la Gran Crisis Financiera tomó 76 meses (más de 6 años) alcanzar el nivel precrisis; mientras que en la de 2020 han transcurrido 2 años y se ha restablecido el 95% de los trabajos perdidos. 

Mientras que, la tasa de desempleo ya refleja una condición de pleno empleo al encontrarse en 3.6%. Por otro lado, la inflación se ha incrementado considerablemente, hasta el 8.5% en marzo, el nivel más alto desde diciembre de 1981.

Debido a esto, el banco central ha venido normalizando su política monetaria en los últimos meses. En primer lugar, en noviembre del año pasado anunció el recorte de su compra de activos, la cual concluyó definitivamente en marzo. 

En segunda parte, ese mismo mes empezó a subir la tasa de los fondos federales, con un primer movimiento al alza de 25 puntos base (pb).

En tercer lugar, en su comunicado de mayo, anunció la decisión del FOMC de incrementar la tasa de referencia en 50 pb, que es el mayor incremento desde el 2000, y su intención de empezar a reducir su hoja de balance, que alcanzó un tamaño de 9 billones de dólares.

Banxico mantendrá ritmo de la Fed

En comparación con la Reserva Federal, Banco de México (Banxico) tiene un único mandato, que es preservar el valor de la moneda nacional a lo largo del tiempo. Desde principios de 2021, la inflación en México ha estado sometida a fuertes presiones, que la llevó de 2.83% al cierre de 2019 a 6.08% en abril de 2021, la Junta de Gobierno decidió empezar su ciclo de ajustes al alza de la tasa de referencia a partir de junio del año pasado.

Los primeros 4 movimientos fueron de 25 pb y los últimos 3 de 50 pb. Con ello, esta pasó de un mínimo de 4.00% a 7.00%.

Al igual que la Fed, en el comunicado de la reunión de mayo, Banxico endureció su mensaje, el cual dio la señal de que seguirá endureciendo su política monetaria, pues puntualizó que “ante un panorama más complejo para la inflación y sus expectativas se considerará actuar con mayor contundencia para lograr el objetivo de inflación”

Además, la votación que definió la decisión no fue unánime, pues la subgobernadora Irene Espinosa votó a favor de elevar la tasa de referencia en 75pb, lo que pone sobre la mesa la posibilidad de que en algún momento veamos un incremento de esta magnitud.

Y finalmente, se hizo la segunda revisión al alza más grande a las proyecciones de inflación desde que estas se publican en los comunicados de política monetaria. 

Aunque se evitó incluir explícitamente que el factor de la postura monetaria relativa de México respecto a la de EE.UU. será considerado en las próximas reuniones, sabemos que para una economía pequeñas y abierta, como la de nuestro país, este resulta esencial, ya que refleja el grado de restricción en términos de las condiciones monetarias globales y de las diferencias entre las inflaciones interna y externa, según lo que explicó un subgobernador de la Junta de Gobierno de Banco de México en la reunión del 19 de diciembre de 2019, de acuerdo con la minuta correspondiente.

Dado que faltan cinco reuniones de política monetaria en México y EE.UU. y que la Fed incrementará su tasa de referencia en 50 pb en las próximas dos reuniones y en por lo menos 25 pb en las tres restantes, las tasas cerrará el año en al menos 2.75% en Estados Unidos y 8.75% en México para mantener el diferencial de 600 puntos base que existe actualmente entre ellas.

 

Janneth Quiroz Zamora es Economista y Financiera por profesión y pasatiempo. Cuenta con más de 15 años de experiencia analizando la coyuntura mundial y local de los mercados. Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de la autora.