5 de abril 2022 | 5:00 am

Advertisement

En el primer trimestre del año, la venta de vehículos ligeros se vio obstaculizada por los inventarios limitados, producto de los problemas en las cadenas de suministro y la escasez de chips que si bien comienza a solventarse, seguirá afectando al mercado automotriz en los próximos meses.

De enero a marzo se comercializaron 253,382 unidades, cifra 2.9% inferior a la registrada en los primeros tres meses de 2021, con lo que ligó su quinta caída para un periodo similar, según datos del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI).

La venta de vehículos nuevos ya comenzaba a desacelerarse tras el máximo histórico que alcanzó en 2017 y la tendencia se agravó con la crisis económica por la pandemia de COVID-19 y la escasez de semiconductores por la demanda de dispositivos electrónicos que detonó la contingencia sanitaria.

Te puede interesar: Gasolina y alta inflación ‘frenan’ a mexicanos a comprar un auto en 2022

El lento avance de las ventas en el primer trimestre del año está vinculada al rezago en la oferta y a las estrategias de las automotrices de modificar el volumen de producción en su portafolio y dirigir los pocos chips disponibles a las unidades más rentables, explicó Gerardo San Román, head of Latin America en la consultora JATO Dynamics.

 Ya no están peleando tan agresivamente con incentivos, subsidios y descuentos super agresivos, de entrada porque no lo necesitan; lo que llega, ya lo tienen vendido

dijo en entrevista.

Marcas chinas, con potencial para ganar terreno

En términos de participación de mercado, en el primer trimestre Nissan ocupó el primer puesto, seguido por General Motors, Volkswagen, Kia y Toyota, de acuerdo con los datos del Inegi.

A lo largo del año, las marcas que tendrán más oportunidad de ganar terreno serán las que tengan más inventario disponible, mencionó San Román.

Te puede interesar: MG, Toyota y Suzuki ganan terreno en medio de la crisis de semiconductores en 2021

Las marcas chinas, como JAC o MG Motor, también podrán ampliar su participación al competir también con menores precios que otros modelos en el mercado

 Estas marcas además de un tema de mejor disponibilidad que otras, tienen más a la mano disponibilidad y volumen de microchips

 dijo el especialista de JATO Dynamics.

Industria volverá a su nivel más alto hasta 2026

Las estimaciones de la firma apuntan a que la industria automotriz volverá a su nivel más alto hasta 2026, pero para San Román, es probable que el cambio de estrategia de los fabricantes de autos prevalezca incluso una vez que se normalice el suministro de chips hacia el primer trimestre del próximo año.

A los desafíos de inventario, se suma el alza en materias primas acentuada por el conflicto entre Rusia y Ucrania que abona a las presiones inflacionarias y las perspectivas de un menor crecimiento económico.

 Para bien o para mal, estamos en una industria que está tan interconectada a nivel global que es imposible que jales de un lado sin afectar al otro

 comentó San Román.

La Asociación Mexicana de Distribuidores Automotores (AMDA) estimó que la venta de autos cerrará entre 1 millón 39,375 unidades y 1 millón 50,000 este año y que se verían incrementos anuales cada mes, pero esto no ha sucedido hasta el momento.