Texas gasolina

22 de febrero 2021 | 5:00 am

La tormenta sufrida en el estado de Texas provocó, además de una crisis de gas natural, el paro temporal de las instalaciones de refinación en la región, lo que provocará que el costo al que México compra la gasolina suba hasta en 30 centavos de dólar por galón.

Es probable que el gobierno absorba esta alza, con el peso que esto representará para Hacienda.

“Las implicaciones son obvias. Piensa cuánto de la producción de crudo estuvo parada y cuántas de las refinerías están paradas. La gasolina y el diesel están en despegue: llevan un rato subiendo de precios, y el efecto principal de este paro se va a ver en dos o tres semanas, con alzas de entre 10 y 30 centavos de dólar por galón”, explicó Adrián Calcaneo, director de Midstream y Líquidos de IHS Markit.

Consideró que los precios de los futuros de gasolina ya se encuentran elevados en la actualidad, y destacó que ya se está sintiendo la presión para aumentar el “subsidio” a la gasolina por medio de una disminución al IEPS recaudado por concepto de hidrocarburos.

El punto más alto de los precios ocurriría en dos o tres semanas.

La proporción de la gasolina tejana en el consumo nacional es muy alta: “hay algunas compras de California, pero la gran mayoría de las importaciones tanto de Pemex como de privados proviene del complejo refinador de Texas-Louisiana, porque es un complejo muy cercano a nosotros y uno de los más eficientes del mundo”, dijo Calcaneo.

El aislamiento provocado por la pandemia causó que la infraestructura de almacenamiento en México se encuentre por encima de su utilización promedio, lo que ayudará a disminuir el impacto de esta alza de precios, destacó el experto.

ExxonMobil está iniciando el cierre de su refinería de 570,000 barriles diarios en Baytown, Texas, cerca de Houston, entre problemas operativos ligados a los patrones de frío en la costa del Golfo.

Si esto hubiese ocurrido en un año normal hubiera sido una crisis brutal, pero el hecho es que el impacto que vemos está mermado porque el almacenamiento, tanto en México como en Estados Unidos está bastante saludable, lo que ayuda muchísimo

declaró Calcaneo.

Otro de los elementos que permitirán que México tenga una afectación menor por esta circunstancia es producto de la reforma energética, que permitió que Pemex no sea la única empresa encargada de la importación y el almacenamiento de hidrocarburos, destacó Andrea Arias, analista del sector energético.

“Si Pemex no logra abastecer el mercado, incluso con el cerca de 30% de participación que ha perdido y que ha ido a privados, esta participación privada nos da una especie de salvavidas en caso de que los proveedores de Pemex no puedan abastecer o tenga que declararse un caso de fuerza mayor. Es un tema ‘peligroso’, pero no es tan grave como el del gas natural”, señaló Arias.

Dice además que esta época del año reporta un alza natural en los precios de la gasolina debido a la mejora en la calidad de la mezcla, por lo que pronosticó que el impacto de los paros provocados por la tormenta será minimizado por esta tendencia.

Esta condición, aunada a la apertura a la importación y el almacenamiento a privados, así como un aumento en la capacidad nacional de refinación serán la protección de México contra los vaivenes del mercado internacional.