tensiones Tesla Texas

30 de marzo 2022 | 9:17 am

Advertisement

La escasez de materias primas, como el metal, afecta a la industria automotriz; sin embargo, Tesla, habría encontrado una nueva forma de adquirir metales, como el Niquel.

De acuerdo con el medio estadounidense Bloomberg, tras la invasión de Rusia sobre Ucrania, las cadenas de suministro se vieron afectadas, por lo que la distribución de materias primas se ralentizó.

Bajo dicho contexto, el medio de comunicación agregó que Tesla cerró un acuerdo de suministro de varios años con el gigante minero Vale SA. 

El acuerdo, que no ha sido anunciado públicamente, cubre el níquel de Canadá, según personas familiarizadas con el asunto y que pidieron no ser nombradas para discutir detalles privados.

A diferencia de la mayoría de sus pares, Tesla ha pasado años enfocándose en cómo asegurar sus propios suministros de níquel, necesarios para el desarrollo de su tecnología.

Te puede interesar: ​​Tesla eleva precios por segunda vez por la inflación en materias primas

El plan Elon Musk

Los esfuerzos son parte del enfoque del director ejecutivo Elon Musk en la integración vertical para mantener el control sobre la cadena de suministro de Tesla

La compañía opera conjuntamente una enorme planta de celdas de batería en las afueras de Reno, Nevada, con Panasonic Corp. de Japón. Bloomberg indicó que Tesla compra celdas de otros proveedores líderes, pero también fabrica las suyas propias.

Y la compañía busca constantemente avances en la forma en que se procesan las materias primas y se fabrican las baterías. 

En una presentación en 2020, los ejecutivos hablaron sobre acortar la ruta de procesamiento desde la mina hasta el cátodo.

Te puede interesar: Por fin dan luz verde a Elon Musk para abrir la megafábrica de Tesla en Alemania

Lo que Tesla ha hecho con el níquel es una ventaja competitiva oculta

dijo Gene Munster, socio gerente de Loup Ventures. 

Musk ha señalado repetidamente que el suministro de níquel es la mayor preocupación de la empresa, ya que aumenta la producción, y la disponibilidad del metal es una fuente de ansiedad en todo el sector de los vehículos eléctricos. 

Se espera que la demanda de níquel en el sector de las baterías aumente a alrededor de 1.5 millones de toneladas en el 2030 desde las 400,745 toneladas de este año, según Bloomberg NEF.

“Por favor, extraigan más níquel”, instó Musk a los productores en una llamada de ganancias hace dos años. 

Tesla le dará un contrato gigante por un largo período de tiempo si extrae níquel de manera eficiente y respetuosa con el medio ambiente

agregó.