21 de marzo 2022 | 5:00 am

Si bien la mayoría de los mexicanos prefiere un esquema de trabajo híbrido en el que puedan laborar tanto desde casa como en la oficina, solo el 64% de los trabajadores tiene acceso a este formato, según una encuesta de WeWork.

Álvaro Villar, gerente para México de WeWork, explicó que las compañías más abiertas a implementar modelos híbridos laborales son aquellas relacionadas a cuestiones tecnológicas como startups, fintechs, proptechs e incluso pymes.

A las que laboraban 100% presencial les ha costado un poco más. Hay algunas que tienen que operar de manera presencial como los call centers y áreas de telemarketing

afirmó Villar.

México es el país que mayor acceso tiene a este esquema laboral, la cifra más alta en la región comparada con 30% de Argentina, 40% de Chile, 54% en Colombia y 52% de Brasil.

Después del periodo más álgido de la pandemia, el 26% de los trabajadores han tenido que volver al esquema de trabajo presencial y solo 20% mantiene un modelo de trabajo remoto, de acuerdo con la encuesta“Rediseñando los modelos de trabajo en Latinoamérica” .

Trabajo ideal

En el estudio se detalla que para los trabajadores mexicanos el modelo de trabajo ideal es el híbrido con 85% de las preferencias, mientras que 10% considera que el remoto es la opción y solo 5% prefiere la manera presencial.

Respecto a los espacios de trabajo, los empleados sí quieren volver a las oficinas, pero no pasar muchos días en dicho lugar.

Según WeWork, 45% de los encuestados quiere regresar a la oficina en un formato híbrido para ir solo dos días de manera presencial y los demás que sean home office.

Mientras que 33% respondió que busca ir tres días a la oficina y los restantes desempeñar sus actividades desde casa.

También puedes leer: Coworkings se encaminan a la recuperación, pero les tomará al menos dos años tener niveles prepandemia

Boomers prefieren la oficina, millennials el home office

Aunque la mayoría de los encuestados muestran una preferencia generalizada por el modelo híbrido, un dato que destaca es que los boomers -mayores de 55 años- prefieren ir entre tres y cuatro veces más a la oficina a comparación de los millennials.

WeWork indica que en México aquellos puestos directivos de alto nivel como altos ejecutivos o socios fundadores -principalmente identificados como parte de los baby boomers- son quienes prefieren regresar la mayor parte del tiempo el trabajo presencial.

En contraparte, los directores y gerentes en niveles más junior en las empresas, regularmente en edades menores de 40 años -considerados como millennials- prefieren un esquema virtual o mixto.

Si bien los encuestados muestran una preferencia generalizada por el modelo híbrido en 85%, vemos una relación directa entre la edad y la preferencia por modelos presenciales, pues los mayores de 55 años prefieren de 3 a 4 veces más las oficinas presenciales que sus pares más jóvenes

según el documento hecho en conjunto con la consultora brasileña HSM.

Para WeWork, resulta evidente que las generaciones más seniors relacionan directamente el contacto cara a cara con una integración saludable entre equipos y la correspondiente cultura laboral de resultados.

Ahorro de tiempo al trabajo

Como parte del estudio, también se enlistan los principales beneficios, pero también sus desventajas respecto al trabajo remoto.

El 95% de los encuestados refirió que el principal beneficio sobre el trabajo remoto es el ahorro de tiempo en el tráfico, ya que no se tienen que trasladar y, en algunos casos, destinar hasta dos horas de camino para llegar a la oficina.

Otro de los beneficios que los colaboradores señalan sobre trabajar desde casa es tener una mejor gestión de su tiempo, así como una capacidad de separar la vida personal de la vida profesional, aunado al hecho de que no hay códigos de vestimenta.

Sin embargo, entre las desventajas, 56% afirmó que encuentra una mayor dificultad para establecer vínculos de confianza y colaboración entre equipos en el trabajo remoto, seguida de una inadecuada infraestructura y la dificultad de consolidar la cultura organizacional.

Te puede interesar: ¿Y ahora qué hacer con las oficinas vacías?