Santander

3 de febrero 2021 | 9:56 am

El banco español Santander apuesta por una recuperación económica impulsada por las vacunas en 2021, después de que el segundo mayor banco de la zona euro sufriera el año pasado las primeras pérdidas anuales de su historia.

El banco dijo este miércoles que prevé que su rendimiento sobre el capital tangible (ROTE) en términos ordinarios, una medida clave de la rentabilidad en el sector, se recupere hasta el 9-10% este año desde el 7.44% de finales de 2020.

Spotify lanza mensaje al mercado

La reciente mejoría en la devolución de los préstamos por parte de los clientes también llevó al banco a estimar un menor coste de aseguramiento de los préstamos para 2021.

Las provisiones para préstamos incobrables, en un contexto de mayores dificultades de los clientes para afrontar los pagos de sus deudas por la pandemia de COVID-19, fueron un factor que contribuyó a las pérdidas de 2020, aunque se debieron principalmente a los ajustes en el valor de adquisiciones anteriores.

“El éxito del despliegue de la vacuna actuará como un fuerte catalizador para la recuperación económica”, dijo en un comunicado la presidenta de la entidad, Ana Botín, citando un informe del Fondo Monetario Internacional del mes pasado que elevó su previsión de crecimiento mundial para 2021.

Plata, entre la espada y la pared este año

Utilidad de Santander cae 90%

En el cuarto trimestre de 2020, la utilidad neta del Santander se desplomó 90%, hasta 277 millones de euros, ya que acumuló cientos de millones de euros en costos para pagar los recortes de empleo y el cierre de sucursales como parte de su plan de reestructuración, principalmente en España. Los analistas consultados por Reuters esperaban una utilidad de 411 millones.

Los bancos de toda Europa se enfrentan a tasas de interés en mínimos históricos y la recesión económica provocada por la pandemia los está obligando a recortar costos.

Crece número de acciones de 5 pesos en 2020

En el conjunto de 2020, el Santander registró una pérdida de 8,770 millones de euros, tras los 12,600 millones de saneamientos extraordinarios del segundo trimestre. Los analistas esperaban una pérdida de 8,640 millones.

Los mercados principales del Santander, entre ellos Brasil y España, han sido algunos de los más afectados por la pandemia, y el debilitamiento de las divisas de los mercados emergentes ha exacerbado el problema.

Sin embargo, el margen de intereses el cuarto trimestre, una medida de las ganancias en los préstamos menos los costos de los depósitos, aumentó 3.2% con respecto al trimestre anterior, hasta los 8,020 millones de euros, por encima de las previsiones de los analistas de 7,790 millones de euros.

Acciones suben

Las acciones de Santander suben alrededor de 1.6% tras ganar casi 5% el martes, con una evolución mejor que el índice de referencia español IBEX-35.

Citi acogió con satisfacción las mejores noticias sobre los ingresos por créditos y las comisiones, que respaldaron los resultados del cuarto trimestre, excluyendo los costos de reestructuración, y destacó las previsiones favorables del banco para 2021.

JP Morgan dijo que el objetivo de ratio de eficiencia, una fórmula que relaciona los ingresos con los gastos necesarios para obtenerlos y que es mejor cuanto más baja, para 2021, inferior al 47%, así como sus objetivos de rentabilidad y riesgo de crédito, deberían traducirse en una utilidad neta de 6,200 millones de euros.

Santander dijo que tenía la intención de pagar un dividendo en efectivo de 0.0275 euros por acción, por debajo de un plan original de 0.1 euros, para situar su política de remuneración dentro de los límites establecidos por el Banco Central Europeo (BCE) en diciembre.

El banco añadió que en 2021 tiene la intención de reanudar los pagos más cerca de los niveles anteriores, una vez que el BCE elimine sus limitaciones, y restablecer un dividendo del 40-50% de la utilidad ordinaria, en efectivo, a medio plazo.

La limitación del payout, porcentaje de las utilidades destinado a dividendos, ha permitido a Santander mejorar su ratio de capital básico de nivel 1 fully loaded (CET-1), la medida más estricta de solvencia en el sector, hasta el 11.89%, frente al 11.57% de septiembre, incorporando las nuevas normas contables.

El banco dijo que aspiraba a un ratio CET-1 del 11-12% y un ROTE ordinario del 13-15% a medio plazo.