reformas energéticas

6 de julio 2021 | 5:00 am

La revocación a la suspensión definitiva contra la reforma a la Ley de la Industria Eléctrica promovida por el presidente Andrés Manuel López Obrador representa un pequeño logró para su gobierno. Sin embargo, podría ser hasta 2022 cuando se “cante victoria” si se logra obtener una negativa total de las suspensiones definitivas de dicha ley. 

 

Vemos un panorama que beneficia a la Secretaría de Energía y al poder Ejecutivo. Creo que a final de 2022 enfrentaremos una negativa total de las suspensiones definitivas y estaremos a espera de que la Comisión Reguladora de Energía aplique procedimientos para poder aplicar por amparos

explicó Carlos Vallejo, Compliance officer de Lexoil consultores.

 

El Segundo Tribunal Colegiado Especializado en Competencia Económica, Radiodifusión y Telecomunicaciones revocó la suspensión definitiva contra la reforma a la Ley de la Industria Eléctrica que un juez federal había otorgado a dos empresas. 

Al resultado final de los actuales procesos se sumará también el desenlace de las dos controversias de inconstitucionalidad promovidas por la Comisión Federal de Competencia Económica. Sin embargo, el final de este proceso no se dará en 2021, y podría llegar hasta la segunda mitad del próximo año.

Vallejo comentó que algunos expedientes han mantenido a salvo los derechos de los quejosos hasta el momento en el que este sea afectado por la ley impugnada. “Este cambio representa una modificación de la ley: de autoaplicativa a heteroaplicativa, y obliga a las empresas a esperar la revocación de sus permisos para poder actuar legalmente”. 

 

Deficiencias jurídicas en amparos

Santiago Arroyo, abogado y experto en el sector energético, explicó que el tribunal responsable señaló que algunas condiciones específicas no aplican a los quejosos que vieron sus suspensiones revocadas sobre la Ley y esto podría explicarse a la deficiente técnica jurídica al momento de presentar la demanda de amparo.

Las revocaciones no demeritan la suspensión en términos generales, por lo que no se trata de una victoria rotunda para la actual administración. Por el contrario, la suspensión en términos generales sigue en pie, por lo que la autoridad aún tiene la opción de agotar sus recursos de apelación.

La Ley de Hidrocarburos y los cambios a la asimetría han estado fuera de los reflectores en las últimas semanas. En ambos procesos la mayoría de las empresas amparadas se encuentran a espera de las audiencias incidentales para defender las suspensiones que les han sido otorgadas.