fbpx
Las licitaciones para la refinería de Dos Bocas será por medio de invitación. (Unsplash)

29 de enero 2019 | 2:43 pm

La construcción de la Refinería de Dos Bocas, Tabasco, correrá a cargo de un puñado de empresas que serán invitadas por Petróleos Mexicanos (Pemex) a participar en un proceso de licitación restringida, reveló Rocío Nahle, secretaria de Energía.

La nueva refinería la va a licitar Pemex, mediante una licitación restringida, porque vamos a invitar a las mejores empresas especialistas, serias

dijo Nahle durante su participación en el evento Energy México.

La licitación de la séptima refinería en el país comenzará el próximo marzo y tendrá un costo de 50,600 millones de pesos, de acuerdo al Presupuesto de Egresos de la Federación.

La secretaria añadió que la decisión de realizar la construcción de la refinería por medio de invitación responde a que las empresas participantes deben tener la experiencia y la capacidad de construcción de un proyecto de estas características, así como estar libre de cualquier proceso de investigación por corrupción.

Pemex realizó el mismo procedimiento de licitación para la construcción de las siete plataformas de producción marina y la perforación de 73 pozos petroleros.

Las empresas que fueron invitadas a participar en estos proyectos fueron: Permaducto, Arendal-HOC-ICA-Industrias de Hierro, COMMSA-Micoperi, ICSA-SapuraKencana, Diavaz, J.Ray McDermott y Dragados-Avanzia.

Hasta el momento no se sabe cuáles serán las firmas que Pemex les extenderá la invitación para construir la refinería, que será uno de los proyectos principales para el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Gas, la urgencia número uno de Pemex

La producción de gas en México se encuentra en su peor momento debido al desbalance en su producción y a la caída en la extracción de petróleo, de acuerdo a la secretaria de Energía.

“El gas es el tema más crítico con el que estamos recibiendo el país. Hubo un desbalance de producción debido al cambio de tecnologías que hico la CFE para ocupar gas para producir energía. Eso nos hizo demandar más gas de lo que teníamos”, dijo Nahle.

Explicó que, en ese momento resultaba muy económico importar gas de Estados Unidos, lo que hizo que se abusara de esta práctica.

En 2018 se produjeron 4,847 millones de pies cúbicos diarios de gas, lo que significó una caída de 24% con respecto a lo producido en 2013, revelan cifras de Pemex.

“Tenemos reservas para gas seco en México a través del fracking”, comentó la secretaría de Energía.

A pesar de que, el actual gobierno comentó que esta práctica, que contamina el agua subterránea y el suelo, iba a ser prohibida.