27 de mayo 2020 | 5:00 am

En el último año, la industria de la radio ha vivido varios cambios ante la llegada de nuevos jugadores, cambios de frecuencias, propietarios y fórmulas de negocio, un escenario que, aunado a la contingencia derivada del COVID-19, ha generado nuevos desafíos para los radiodifusores.

La última jugada en la radio comercial es la adquisición por parte de MVS de la estación 97.7 FM, hasta entonces propiedad de Radio Centro, grupo que desde hace alrededor de un año va lidiando con algunos problemas financieros, a la par de echar a andar La Octava Digital.

Por algún tiempo, la 97.7 de la Frecuencia Modulada fue una de las estaciones emblemáticas de Radio Centro al albergar a Universal Stereo y también, una de las frecuencias del grupo que más cambios sufrió en los últimos años.

El primero, en mayo de 2016 y, el segundo, a principios de enero de 2019, cuando la frecuencia empezó a albergar los espacios informativos de Radio Centro como parte de los cambios establecidos por el grupo.

Esto, tras la llegada de Carmen Aristegui a finales de 2018, lo que obligó a cambiar a Universal Stereo de frecuencia nuevamente, lo que se reflejó en el nivel de la audiencia.

De hecho, de acuerdo con datos de INRA, en el primer trimestre de 2020 el share de la estación de Universal Stereo se fue a la baja comparado con los dos años previos, mientras que este mismo indicador aplicado a la frecuencia 97.7 FM se ubicó por debajo de los 2 puntos.

Si bien la crisis en la industria de la radio se ha agudizado con la contingencia y ha permeado las finanzas y operación de todos los concesionarios, el impacto tiene distintos alcances para cada uno.

Sin embargo, de acuerdo con especialistas en el sector, el panorama para los radiodifusores no es tan desolador pues, a diferencia de otras industrias, podría salir avante más rápido tras la contingencia.

La radio podrá recuperarse más fácilmente que otras industrias después de la crisis global, pero tiene el reto de renovar sus esquemas de negocios con los cambios en los hábitos, preferencias y estilos de vida de la población, más aún con los que se han acelerado durante esta crisis

 comentó María Elena Estavillo, excomisonada del IFT. 

De no ser así, dijo agregó la también presidenta de Conectada Mx, poco a poco la radio será desplazada por otras formas de comunicación a medida que haya más población conectada a internet.

De El Heraldo a Radio Disney

Los cambios no solo se han dado en Radio Centro. El Heraldo de México es otro de los radiodifusores recién llegados al cuadrante, más recientemente en Monterrey, con lo que la cadena nacional alcanza una cobertura propia en una veintena de estados del país.

La venta del 50% de Radiópolis a la famila Alemán, quien tiene hasta junio para liquidar el 50% restante del todavía negocio de Televisa, es otro de los asuntos que han hecho eco en la industria.

Otro de los proyectos de radio que vieron la luz en 2019 fue X-FM 92.1 FM en la Ciudad de México, una estación dirigida a la generación X y que duró menos de un año para ceder la frecuencia a Radio Disney.

¿Más radio?

A principios de este año se esperaba la licitación de varias frecuencias para uso comercial por parte del Instituto Federal de Telecomunicaciones, pero dada la suspensión de actividades debido a la contingencia, es incierto si será posible este año.

De acuerdo a un análisis de la Unidad de Competencia del IFT, del 2014 a 2018 el número de estaciones de radio en el territorio nacional se incrementó 21.4%, al pasar de 1,516 a 1,841, gracias a la puesta en operación de 141 estaciones de uso comercial.

A éstas se suman 34 estaciones públicas, 95 sociales, 51 comunitarias y cuatro indígenas.