diesel

27 de septiembre 2019 | 5:00 am

Pemex no está preparado para garantizar la distribución de Diésel de Ultra Bajo Azufre (DUBA) en el 100% del territorio mexicano, lo que pone en riesgo la entrada en vigor del NOM-044 de la Semarnat sobre límites máximos de emisiones.

Hay una o dos refinerías en las que ya están instaladas las plantas de DUBA, pero en otras no han terminado de construir en parte porque los planes de inversión de Pemex retrasaron muchos proyectos después de la caída de los precios de 2014(…) Si Pemex no lo está produciendo la alternativa es la importación, pero habrá que ver las posibilidades de la empresa y qué otros esquemas se pueden utilizar para traerlo

Alejandra López, analista del sector, FTI Consulting

La Comisión Reguladora de Energía expidió en 2016 la NOM-016, que exige que todo el diésel distribuido en México sea de ultra bajo azufre a partir del 1 de enero de 2020, sin embargo, los planes de negocio de Pemex no consideraron esto como una prioridad. La empresa estatal ha anunciado a la Conamer que difícilmente podrá garantizar el abasto en los próximos cuatro años.

Un estudio realizado por la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores, la Cámara Nacional de Autotransporte de Carga y Turismo, la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones y la Asociación Nacional de Transporte Privado reveló que sólo el 75% del diésel distribuido en el país es DUBA, un descenso de 6% con respecto al año pasado.

Según el estudio, las muestras de diésel que no cumplen con las normas se encuentran en 22 de los 32 estados del país. La tecnología más avanzada de reducción de emisiones de automotores (Euro VI/EPA’10) funciona sólo con DUBA, por lo que la falta de abasto podría afectar los procesos de renovación de flotillas. Especialmente en el transporte de pasajeros, cuya edad máxima debe ser de 15 años.

Es urgente que se implementen acciones de gobierno para contar con diésel ultra bajo azufre de alta calidad y abasto garantizado en todo el territorio nacional. Entre tanto es urgente convocar a la modificación de la NOM 044, en virtud de la carencia de diésel de la calidad requerida. No hacerlo representará una carga injusta para los transportistas y no aportará beneficios en la reducción de emisiones

Asociación Mexicana de Distribuidores Automotores

El comisionado de la CRE, José Alberto Celestinos, dijo a principios de mes que se tendría que analizar la posibilidad de modificar la NOM-016, ya que esta se realizó “sin consultar a Pemex”, y que sería más beneficioso buscar a los usuarios que requieren de DUBA y venderles directamente.

Aunque la Comisión se deslindó de los comentarios de Celestinos, algunos analistas sugieren que sí se está analizando la posibilidad de extender el permiso para que Pemex no esté obligado a distribuir DUBA, sin que quede claro cuáles serían las consecuencias para la NOM-044 de Semarnat.

Esta extensión sería por sí misma una decisión de no penalizar a la empresa estatal, lo que sería también una muestra más de la falta de fortaleza con la que los entes reguladores se enfrentan a Pemex y CFE.