fbpx

9 de octubre 2019 | 1:09 pm

Petróleos Mexicanos (Pemex) figura entre las 20 petroleras más contaminantes en la “época moderna”, de acuerdo con un estudio publicado por el medio británico The Guardian.

Estas compañías explotan petróleo, gas, carbón y pueden estar relacionadas con más de un tercio de todas las emisiones de los gases de efecto invernadero desde 1965.

El estudio realizado por Richard Heede, del Instituto de Responsabilidad Climática de Estados Unidos, compila a aquellas que son estatales, como Saudi Aramco, Gazprom y Pemex, y privadas como Chevron, Exxon, BP y Shell.

Esas 20 petroleras han contribuido con el 35% de todo el dióxido de carbono (CO2) y metano relacionado con la energía en el mundo, totalizando 480,000 millones de toneladas de CO2 desde 1965.

Además, 12 de las primeras 20 son estatales y sus actividades de extracción representan el 20% de las emisiones totales.

La posición obtenida en el listado emplea la producción anual de petróleo, gas natural y carbón.

Según el estudio, el 90% de las emisiones provenían de la producción de gasolina, turbosina, gas natural y carbón térmico, mientras que el 10% restante se dio por la extracción, refinación y entrega de los combustibles.

Este es el listado de las 20 petroleras (CO2 en miles de millones de toneladas):

Saudi Aramco: 59,260

Chevron: 43,350

Gazprom: 43,230

ExxonMobil: 41,900

National Iranian Oil: 35,660

BP: 34,020

Royal Dutch Shell: 31,950

Coal India: 23,120

Pemex: 22,650

Petróleos de Venezuela: 15,750

PetroChina: 15,630

Peabody Energy: 15,390

ConocoPhillips: 15,230

Abu Dhabi National Oil: 13,840

Kuwait Petroleum: 13,480

Iraq National Oil: 12,600

Total SA: 12,350

Sonatrach: 12,300

BHP Billiton: 9,800

Petrobras: 8,680

Aunque The Guardian obtuvo respuesta de siete de las 20 compañías, algunas argumentaron que “no eran directamente responsables de cómo los consumidores usaban el petróleo, el gas o el carbón que extraían”.

Algunas de las firmas recordaron su compromiso para apoyar en los objetivos del acuerdo de París para reducir las emisiones y mantener la temperatura global por debajo del 1.5 grados centígrados.

Además señalaron que invertirían en fuentes renovables o bajas en carbono.

Estas compañías y sus productos son sustancialmente responsables de la emergencia climática, han retrasado colectivamente la acción nacional y global durante décadas, y ya no pueden esconderse detrás de la cortina de humo de que los consumidores son las partes responsables,

sostuvo Heede.

Con información de The Guardian