7 de mayo 2020 | 11:25 am

Neiman Marcus, una de las principales tiendas de lujo de Estados Unidos, no pudo resistir el embate económico de la pandemia de COVID-19 y este jueves se declaró en bancarrota.

La cadena departamental informó que llegó a un acuerdo con acreedores por 750 millones de dólares para lograr una reestructuración financiera que le permita asegurar la liquidez necesaria para continuar con las operaciones.

Ésta no es la liquidación de nuestro negocio

Neiman Marcus

La declaración de bancarrota permitió a Neiman Marcus deshacerse de 4,000 millones de dólares de deuda.

En Estados Unidos, el capítulo 11 de la ley de quiebras permite a las empresas reformarse, muchas veces a expensas de miles de empleos, sin la presión de sus acreedores.

Creada en 1902, la empresa tuvo que cerrar sus 43 tiendas en Estados Unidos durante la emergencia sanitaria que ha causado por lo menos 74,665 muertes en el país; los cierres se mantendrán por lo menos hasta el 31 de mayo.

“Como la mayoría de las empresas, enfrentamos una interrupción sin precedentes causada por la pandemia COVID-19, que ha ejercido una presión inexorable en nuestro negocio”, dijo Geoffroy van Raemdonck, CEO de Neiman Marcus, en un comunicado.

“El acuerdo vinculante de nuestros acreedores nos brinda liquidez adicional para operar el negocio durante la pandemia y la flexibilidad financiera para acelerar nuestra transformación. Vamos a surgir una empresa mucho más fuerte “.

La cadena prevé salir de la bancarrota este otoño, cuando los acreedores sean más bien inversionistas mayoritarios del negocio.

Las ventas de tiendas de ropa y accesorios cayeron 50.5% en marzo, según cifras del Departamento de Comercio, en medio de medidas de confinamiento para combatir la pandemia que podrían empeorar la situación en abril.

“Habrá quiebras” pues “no se necesitan tantas grandes tiendas, ni tiendas tan gigantescas”, consideró Robert Burke, experto especializado en Robert Burke Associates.

Las tiendas JC Penney y Nordstrom podrán resistir financieramente por unos ocho meses, calculó la consultora Cowen.

Peor es el caso de Kohl’s, que tiene cinco meses de resto financiero, mientras que otras marcas conocidas como Lord & Taylor ya explora opciones de reestructuración

Con información de AFP