31 de marzo 2020 | 5:00 am

Mónica Aspe Bernal tomará la estafeta para liderar la operación en México de AT&T a partir del 1 de abril, un nombramiento que, aunque de momento es interino, abre la puerta para que sea nombrada como CEO definitiva de AT&T México, coinciden analistas del sector de telecomunicaciones.

La ejecutiva, que desde hace poco más de un año se ha desempeñado dentro de AT&T México como vicepresidenta de Asuntos Externos y Comunicación Corporativa, cuenta con más de dos décadas de experiencia en el sector lo que, para algunos, la convierte en un ‘perfil ideal’ para asumir el cargo.

Aspe Bernal es la segunda mujer al frente de un gigante de las telecomunicaciones en el país después de Cecilia Vega, quien fuera la primera CEO de Virgin Mobile, el primer Operador Móvil Virtual (OMV) que aterrizó en México.

En la historia de AT&T México solo tres hombres han fungido como CEO de la compañía: Thaddeus Arroyo, Kelly King y Laurent Therivel, quien es el primero que se despide de la firma para emprender otros proyectos.

El primer desafío de AT&T México fue la integración de las redes de Iusacell y Nextel, para luego trabajar en la cobertura y en el despliegue de una red más avanzada y enfrentar la guerra de precios y la competencia con su principal rival: América Móvil.

Mónica Aspe ha dado voz a la postura de la compañía no solo frente a la desventaja que supone competir con un gigante como Telcel bajo una regulación asimétrica que sigue dando la mayor parte de los ingresos móviles a la empresa propiedad de Carlos Slim.

El perfil con más de 20 años de experiencia

Con este nombramiento interino, Mónica Aspe se convierte en la primera mujer en tomar el control de la compañía en México, que tiene tras de sí su experiencia acumulada a su paso por la SCT, la OCDE a nivel público y AT&T a nivel privado.

La experiencia que Mónica Aspe pueda tener del mercado mexicano, de la relación con el regulador, del funcionamiento del gobierno, de la política digital y de telecomunicaciones, el perfil de Mónica parece ser único o poco replicable

 comentó a EL CEO Ana Lilia Moreno, analista en materia de Competencia y Regulación. 

El ‘fichaje’ de Aspe Bernal como CEO en México sería ideal dada la incertidumbre de la postura de largo plazo del gobierno federal en materia de telecomunicaciones, aunado a un escenario de nulos cambios sustantivos en materia de competencia, agregó Moreno.

Mónica Aspe es reconocida como una de las profesionales más experimentadas en el sector de las telecomunicaciones en México, dijo por su parte Jorge Fernando Negrete Pacheco, presidente de Digital, Policy & Law.

En ese sentido, el especialista destacó su “excepcional experiencia” como ‘policy maker’ y como embajadora en la OCDE, al adquirir información estratégica única y global.

Sin embargo, Negrete Pacheco desconoce la capacidad que pueda tener Aspe Bernal como generadora de valor en el sector y cultura de gerencia en empresas, aunque considera que ese elemento puede suplirlo con liderazgo y en la elección de los mejores ejecutivos.

Así le fue a AT&T México al cierre de 2019, un reporte en el que reflejó una recuperación del flujo operativo (EBITDA), más clientes y ligeramente más ingresos:

Aspe Bernal conoce el mercado de las telecomunicaciones, sabe cómo se mueve, en qué nivel está el flujo, el ingresos promedio por usuario, las condiciones de crédito y la bancarización, “por lo que tiene un perfil muy bueno y capaz, sería un gran elemento si se quedara como CEO definitiva”, dijo por su parte Gonzalo Rojon, socio director de The Competitive Intelligence Unit (CIU).

Slim, el gran rival

AT&T requiere un posicionamiento frente a un gigante como es Telmex y Telcel y sobre todo en el juego político, en donde Carlos Slim ha jugado un papel esencial en varios asuntos, indicó Moreno.

Las negociaciones de infraestructura, acuerdos con el Consejo Coordinador Empresarial, su respaldo al destrabar los litigios de gasoductos de la CFE y estar en la primera fila de la recaudación de los donativos para financiar la rifa del avión, son algunos de los escenarios donde ha figurado el empresario mexicano.

Ese juego político que tiene Carlos Slim implica para los competidores un reto muy grande, entonces, se requiere de un jugador bien posicionado que conozca el mercado y que entienda no sólo cómo va la regulación, sino también los símbolos y lenguajes políticos

 señaló Moreno.

Por su parte, Negrete Pacheco comentó que, si Aspe Bernal quiere mantenerse como CEO “debe reinventarse como mujer de negocios y dejar de ser mujer de Gobierno”.

AT&T México se enfrenta a una empresa que tiene a los mejores financieros de la industria en América Latina y que han hecho de América Móvil, una empresa global, que se adapta a cada territorio.

“Después que la pandemia se acabe, el mundo será de las empresas telecom transformadas en digitales y en un mundo que no conocíamos, el de las empresas Low Budget. América Móvil, opera así; AT&T deberá transformarse en algo parecido en México”, dijo el presidente de DPL.

La decisión que tome el Consejo de AT&T sobre el futuro de México definirá la ruta del mercado local, lo que dependerá de la estrategia y los objetivos que tiene trazados la empresa, comentó Rojon de The CIU.