10 de enero 2022 | 5:00 am

Advertisement

En medio de la escasez de semiconductores que golpeó las ventas de la industria automotriz en 2021, algunas automotrices consiguieron ganar terreno ante otros competidores, entre ellas un nuevo jugador en territorio mexicano.

Durante el año pasado se vendieron 1 millón 14,680 autos en el país, un incremento de 6.8% anual, pero no pudo avanzar con mayor velocidad hacia niveles prepandemia, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). 

 Esta reducción se dio principalmente al desabasto de unidades, principalmente a que el año pasado traíamos arrastrando la situación del paro de plantas de 2020 por la pandemia y se agudizó en 2021 con la falta de microprocesadores

 comentó Gerardo Gómez, director y country manager para México de J.D. Power, en entrevista.

Pese a la disponibilidad limitada de vehículos, marcas como MG, Toyota y Suzuki se ubicaron entre las principales ganadoras de participación de mercado en ventas.

La marca de origen chino, propiedad de Saic Motors, creció en 1.5 puntos porcentuales su participación respecto al año previo; aunque aún es un jugador relativamente pequeño en la repartición del pastel, al representar 1.6% de las ventas totales en 2021.

En tanto, las japonesas Toyota y Suzuki crecieron su participación en 0.9 y 0.7 puntos porcentuales, respectivamente.

MG aventaja a automotrices chinas

El caso de MG destaca particularmente si se compara con otras automotrices originarias de China que han ingresado al mercado mexicano en los últimos cinco años, como Baic, JAC, JMC y más recientemente, Changan.

Con poco más de un año en el mercado, la empresa ha colocado 17,068 unidades; 710 en 2020 y el resto en 2021.

JAC, que debutó en México en 2017, vendió 8,203 unidades el año previo casi duplicando los 4,271 vehículos de 2020.

En tanto, BAIC vendió unas 2,000 unidades, alrededor de 29% más que lo desplazado el año previo, de acuerdo con datos de J.D. Power.

 JAC es el que ya se está activando, pero llega esta marca (MG) que tiene otro enfoque y en un año está vendiendo más del doble que las dos (JAC y Baic)

menciona Gerardo Gómez.

En su opinión, aún hay espacio para que tanto MG como las otras marcas del gigante asiático crezcan en el país, siempre y cuando cumplan con la expectativas y exigencias del consumidor local.

“Es clave es que cumplan con el nivel de atención y servicio (…)tienen que luchar contra el cambio de paradigma de que aquí lo tienen que hacer diferente y estar dispuestos a invertir en ello y donde las armadoras chinas que lleguen a México se adecúen, alineen y tengan la capacidad, pueden vender lo que necesiten vender”, apunta el directivo.

Líderes retroceden

Los datos de venta de vehículos muestran que Nissan, General Motors (GM) y Volkswagen retuvieron su liderato con participaciones de 20.1%, 12.5% y 9.7%, respectivamente.

Además, las tres tuvieron retrocesos respecto al año pasado; la estadounidense perdió 3.2 puntos porcentuales, mientras la firma alemana cedió 0.9 puntos y la nipona 0.5 puntos.

Nissan cerró 2021 con 203,918 autos vendidos; mientras GM desplazó 127,300 y Volkswagen comercializó 98,436 unidades.

“¿Qué tiene Nissan? Que produce en México varios coches para el país entonces ahí tiene oportunidad porque está capitalizando su capacidad instalada en México”, mencionó Gómez.

En el caso de Volkswagen, el ejecutivo apunta que en algunos meses ha quedado por detrás en ventas que firmas como Kia o Toyota, lo que obedece a cambios de años modelo y disponibilidad de unidades, un factor que tendrá más peso en la decisión de compra durante 2022, ante la expectativa de que la oferta seguirá limitada durante gran parte del año.

“Estas marcas chiquititas le quitan en la misma medida proporción a las más grandes cuando tienen productos similares”, dijo el director de J.D. Power.