1 de abril 2019 | 5:00 am

Liverpool comienza a apostar por un modelo bien conocido y estudiado por su competencia, El Palacio de Hierro: añadir a sus tiendas más espacios para marcas de lujo, como parte de su estrategia para incrementar las ventas por metro cuadrado.

¿La razón? Los mayores márgenes de rentabilidad que se obtienen en la comercialización de los productos más caros, la especialización de la marca Liverpool a segmentos más altos y a la resistencia que tienen los niveles socioeconómicos superiores a los ciclos económicos.

Hace sentido que Liverpool, como marca, busque comercializar productos de lujo en sus tiendas porque Suburbia ataca a los niveles socioeconómicos bajos. También buscaría tener mayor rentabilidad con este tipo de bienes, algo que Palacio de Hierro le ha sabido sacar provecho

dijo Marisol Huerta, analista en Banco Ve por Más.

El modelo de El Palacio de Hierro consiste en concentrar pocas unidades y ofrecer mercancías de precios altos, mientras que Liverpool se enfoca en tener presencia en más puntos del país.

Hasta el cierre de 2018 existían 136 tiendas bajo el nombre de Liverpool (incluidos la reconversión de Fábricas de Francia) en México. Mientras que sólo habían 22 Palacio de Hierro, sumando los formatos outlet.

Huerta agregó que los puntos donde se encuentran las unidades de Palacio son donde más afluencia tienen las clases socioeconómicas altas, como Polanco, Interlomas, Perisur, la colonia Roma, y las zonas exclusivas de las ciudades de Querétaro, Villahermosa, Guadalajara, Puebla, Cancún y Monterrey.

Pero Liverpool sigue siendo el rey de las tiendas departamentales, con una participación en el mercado nacional de 46.3% al cierre de 2018, revelan datos de la consultora Euromonitor International.

El plan de Liverpool

Esta nueva estrategia de sumar más marcas de lujo se alinea con los objetivos de Liverpool, que busca incrementar las ventas de sus tiendas existentes y desacelerar el número de aperturas nuevas durante los siguientes años.

Pensamos que hay una oportunidad para exprimir más jugo de las naranjas que ya tenemos disponibles. Nos enfocaremos en la productividad en términos de metro cuadrado al vender más y gastar menos, asegurándonos de tener el espacio adecuado para cada uno de nuestros productos

comentó Enrique Güijosa, CFO de Liverpool en conferencia con analistas.

El director financiero anunció que reducirán la tasa de crecimiento para las unidades de negocio a partir de este año, al pasar de una apertura anual de 10 a 11 tiendas, a sólo tres o cuatro. De esta forma, Güijosa evitaría una posible saturación de Liverpool en el mercado nacional.

Otro punto a destacar para la decisión de Liverpool de apostarle a marcas más costosas, según la analista de Monex, Verónica Uribe, es que el estrato socioeconómico al que van dirigidas es más resistente a los ciclos económicos y no dependen de indicadores como el salario mínimo y el aumento de precios en los productos.

“A pesar de que esta población no es su segmento base, con estas medidas a lo que apostarían es al hábito de consumo de estas personas, la cual no se ve afectado por el alza de precio. No cambian los productos que compran tan fácil como los de los segmentos más bajos”, dijo Uribe.

También se dará una ‘manita de gato’

La cadena departamental invertirá ente 11,000 y 12,000 millones de pesos en 2019, de los cuales 25% será destinado para la remodelación de sus unidades, enfocándose en aquellas que le registran mayores ventas.

“Nos aseguraremos de que nuestras 20 tiendas principales se mantengan en forma. Ya probamos este modelo en una prueba piloto y ahora estamos tratando de implementar ese concepto de manera agresiva en todas nuestras tiendas principales, buscando estar al tanto de las últimas tendencias de consumo”, comentó Güijosa.

El año pasado la empresa destino 8,600 millones de CapEx, de los cuales, una parte importante se destinó a la remodelación de algunas tiendas y en la apertura de otras.