Las constructoras de vivienda están a la espera de los planes de AMLO. (Foto: Brandon Griggs, Unsplash).

28 de noviembre 2018 | 4:33 pm

El Índice Habita de la Bolsa Mexicana de Valores, que agrupa a las empresas constructoras de vivienda como Homex, Urbi, Cadu, Ara y Sare, se encuentra en su nivel más bajo al menos de los últimos cinco años.

Al cierre de la sesión de este 28 de noviembre, el indicador se ubicó en 44.54 puntos.

En los últimos dos meses, la racha bajista se hizo más clara. Del 1 de octubre -día en que alcanzó su máximo de seis meses- a la fecha, el índice acumula una caída de 17.6%.

Las emisoras que componen el índice atraviesan por un periodo de volatilidad. La que ha tenido la mayor caída en el mismo periodo es Homex, con un descenso de 36%.

Le siguen Sare, con una caída de 29%; Ara, -21%; Urbi, -18% y Cadu con -1.3%.

Sin embargo, al cierre de la sesión de este miércoles, algunas ellas se despegaron de la tendencia. Ara tuvo un avance de 19% con respecto a su cierre previo, seguido por Ara, con un alza de 5.7%, y Sare, con un aumento de 4.5%.

El 21 de noviembre, Casas Geo, que hace años fue la constructora de vivienda de interés social más grande del país, anunció su quiebra y disolución después de un largo proceso de reestructura. Sin embargo, analistas consultados descartan un contagio en el resto de las emisoras.

Este evento (la quiebra de Geo) ya estaba asimilado (por el mercado) porque ya teníamos cinco años con este tema

dijo Juan Carlos Minero, director de estrategias de inversión para Black Wallstreet Capital.

Analistas coinciden en que el movimiento de las acciones de estas empresas se debe principalmente al entorno bursátil general que ha sido afectado por noticias como la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México, algunas propuestas legislativas que inyectaron incertidumbre a emisoras del sector financiero, empresas mineras, así como al sistema de ahorro para el retiro.

“El mercado ha presentado unas caídas muy fuertes en general. En el caso de esta empresa (Geo) es la confirmación de un escenario, pero solamente en esa empresa en particular. No porque haya quebrado, mañana quebrarán las demás”, dijo Roberto Solano, analista bursátil de Monex.

La nueva política de vivienda que viene

Aunque los analistas atribuyen la montaña rusa de las constructoras al entorno bursátil general, lo cierto es que todavía existe incertidumbre sobre la política de vivienda que tendrá el gobierno que entrará en funciones en tres días.

En julio pasado, el equipo del futuro presidente de México difundió el documento “AMLOpolis”, en el que delineó algunos ejes para el sector, entre los que contempló aumentar la vivienda en renta dirigida a la población de bajos ingresos, así como evaluar y rediseñar los programas de apoyo a la vivienda social. Sin embargo, los detalles todavía están por verse.

Estas definiciones serán clave tanto para los desarrolladores como para los bancos que financian las construcciones, explicó Solano.

El sector de construcción es uno de los más importantes del país. Sin embargo, su relevancia en la economía en general no se refleja en la misma dimensión en el mercado de valores.

El valor de capitalización de estas empresas equivale apenas al 0.2% del S&P/BMV IPC, el índice más representativo de la BMV, de acuerdo con cálculos de El CEO con datos de Bloomberg.

Al cierre de la sesión bursátil del miércoles, las acciones de Homex cotizan en 0.23 centavos, las de Sare en 0.045, mientras las de Urbi rondan los 3.18 pesos, Ara 5.32 y Cadu 14.8 pesos.