20 de junio 2022 | 5:00 am

La Central Nuclear Laguna Verde podría duplicar su capacidad de generación eléctrica, lo que permitiría reducir la dependencia que tiene México del gas natural para generar electricidad, coincidieron expertos. 

Dicha planta se compone por dos unidades y cada una tiene una capacidad de 775 y 777 MegaWatts, según el Organismo Internacional de Energía Atómica (IAEA, por sus siglas en inglés). 

Actualmente, estas dos unidades operan al 78% de su capacidad y aportan el 3.39% de la energía eléctrica, pero si operara al 100% de su capacidad abonaría el 4.35% y si se tuviera otras dos unidades, la energía nuclear contribuiría con más del 8%, calculó Armando Rafael Llamas Terrés, consultor independiente de electricidad. 

Si bien, la energía nuclear no puede sustituir al gas natural con el que México genera 60% de la electricidad, elevar la capacidad de Laguna Verde brinda la posibilidad de tener una mejor composición de las fuentes que inyectan energía al Sistema Eléctrico Nacional (SEN)

comentó Llamas.

En Estados Unidos, España y Alemania la proporción es de alrededor de 20%, mientras que en Francia es casi de 80%. En algunos países nórdicos, así como en República Checa y en Ucrania, el nivel también es alto, mencionó. 

Una aportación de 20% de Laguna Verde permitiría la participación de otras energías renovables o limpias como geotérmica, hidroeléctrica, solar y eólica, que nos permitan tener energías limpias de 60 a 80%

manifestó Eleazar Castro, analista del sector energético.

Meta lejana sin la IP

A México le convendría tener más energía nuclear, el problema es que el Estado es el único que puede desarrollarla, según el artículo 28 de la Constitución, aunque no se dé abasto financieramente y le lleve mucho tiempo construir dos unidades más en Laguna Verde. 

Haber desarrollado más centrales nucleares hace siete o 10 años, hubiera permitido a México amortiguar los problemas que ha generado el aumento del precio del gas natural, ya que con él se produce 60% de la electricidad en México, admitió Castro.

Puedes leer: Tarifas eléctricas subirán ante menor oferta de gas natural en EU; CFE requerirá 150,000 mdp adicionales 

El costo inicial de inversión es muy alto por la seguridad que requieren las instalaciones para evitar accidentes, pero el gasto fijo de un central nuclear -cuya vida es de 50 a 60 años-  es bajo.

Además, el despacho es de manera continua, es decir, no presenta las fallas de intermitencia que caracterizan a las fuentes renovables

Combustóleo tiene más riesgo

Para los analistas, el riesgo de que ocurra un accidente nuclear es poco probable porque los residuos de la planta quedan contenidos en concreto y acero. Sin embargo, no dejan de escaparse gases y agua. 

El IAEA supervisa que Laguna Verde cumpla con los acuerdos multilaterales en materia de seguridad. 

Se puede instalar otro cacho de capacidad en Laguna Verde con una tecnología más moderna que no sea onerosa

declaró Llamas. 

Agregó que hay tecnologías nucleares modernas que son inherentemente seguras, donde no hay manera de que haya un estallido. Incluso, hay menos muertes a causa de accidentes nucleares que por combustóleo a nivel mundial, ya que las energías fósiles ocasionan fallecimientos por daños a la salud. 

También puedes leer: Tula, la zona industrial energética más contaminante dela país; sin freno en daños

Energía imprescindible

La energía nuclear no es la de mayor crecimiento en el mundo, ya que se está impulsando la renovable y la que se genera con gas natural. Sin embargo, los países no pueden prescindir de ella, sostuvo Eleazar Castro.

La energía nuclear no emite dióxido de carbono (CO2), ni azufre si sus plantas reciben el mantenimiento adecuado. A finales de los años 70 se tuvo un boom de la energía nuclear y algunos países adoptaron esta tecnología como Ucrania, Francia, España y Alemania. 

Castro relató que entre 2012 y 2020, Alemania decidió cerrar todas las centrales nucleares y tuvo que incrementar mucho su consumo de gas natural y de carbón, pues la energía que proveen las fuentes renovables aún no son suficientes para cubrir toda la demanda.  

 

Carlos Villanueva, consultor independiente de electricidad, concluyó que hay muchas regiones aptas para construir nuevas centrales nucleares en México y que una vez que la planta está construida, la generación es muy barata y confiable. 

Opera 24 horas los 365 días del año. Es limpia porque no emite CO2 al aire y tiene reglas estrictas de operación tanto a nivel nacional como internacionales

, concluyó.