10 de junio 2021 | 1:30 pm

Nota del editor: Esta nota se publicó por primera vez el 8 de junio y se actualiza con el comunicado de Grupo Lauman

Grupo Lauman confirmó la compra de Fox Sports México, que era propiedad de empresas subsidiarias de The Walt Disney, transacción que se cerrará en los siguientes meses. Esto luego de que el martes el Pleno del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) aprobó el contrato de compra.

“Esta adquisición complementa el portafolio y la estrategia corporativa de Grupo Lauman en el Área de Medios y Telecomunicaciones. Nos sentimos honrados y orgullosos de adquirir el canal de deportes numero uno en televisión de paga en México. Estamos seguros de que al cierre de la operación mantendremos el crecimiento de Fox Sports como los canales lideres” dijo Manuel Arroyo, presidente de Grupo Lauman, en un comunicado.

El martes, el IFT informó que autorizó el contrato de compraventa de acciones, así como “llevar a cabo la concentración notificada por la que Grupo Lauman adquiere el negocio Fox Sports en México de conformidad con lo establecido en los artículos 86 y 90 de la Ley Federal de Competencia Económica (LFCE)”.

La venta de Fox Sports fue una de las condiciones establecidas por el IFT cuando aprobó la fusión en México entre The Walt Disney Company y 21st Century Fox en 2019, debido a que un análisis mostró que Fox Sports y ESPN, de Disney, concentraban entre el 70 y 80% del contenido deportivo en TV de paga.

El Pleno consideró que Grupo Lauman, empresa que también controla a Comtelsat y el periódico El Financiero, cumple con los criterios de elegibilidad establecidos, como contar con capacidad financiera e incentivos para adquirir y operar el negocio, ser independiente de Disney/21st Century Fox y tener la capacidad e incentivos para competir de manera independiente.

También previó que de concretarse la adquisición no generaría fenómenos de concentración contrarios al interés público ni riesgos de competencia en el mercado relevante y relacionados.

El pasado 21 de mayo, fuentes cercanas a la negociación confirmaron la transacción a EL CEO, citando un monto superior a los 300 millones de dólares.

El contrato se firmó en la fecha en que debían presentarse los términos y condiciones del fideicomiso al que se transferiría el canal tras vencer el plazo de desincorporación establecido por el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) tras conceder una serie de prórrogas.