fbpx

11 de julio 2019 | 8:16 am

Otras vez Grupo México. La terminal marítima de Guaymas, Sonora, del conglomerado de Germán Larrea derramó 3,000 litros de ácido sulfúrico en el Mar de Cortés.

En un comunicado fechado el 9 de julio, el grupo informó que el incidente ocurrió se debió a un fallo en una válvula del tanque que recibe las purgas de las líneas de embarque.

El documento expuso que el derrame ocurrió aproximadamente a las 3:00 pm y que no hubo personas lesionadas.

“Se está procediendo con el trasvase del ácido del contenedor a una pipa. Se está trabajando ya en neutralizar la solución”, aseguró el grupo.

El presidente Andrés Manuel López Obrador declaró este jueves en su conferencia que la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) investigará el caso.

“Ya va a intervenir la Secretaría de Medio Ambiente para atender este caso, para evaluar los daños. Es un hecho que sí hubo el derrame, esa es la información que tengo y se va a actuar”, afirmó el mandatario.

Así se registró el derrame del ácido sulfúrico (material tomado del medio de Guaymas FM 100 Toshiko):


Sostuvo que se dio aviso a la Administración Portuaria Integral de Guaymas (API) y a la Secretaría de Marina, cuyas autoridades determinaron que no era necesario activar un plan de emergencia tras constatar que la situación estaba controlada.

De acuerdo con Milenio, el administrador general de la API Guaymas, Abraham Larios Velázquez, detalló que personal de Grupo México cerró las válvulas e inició un rebombeo de retorno hacia los tanques para evitar un derrame considerable, pero que el ácido llegó al mar.

“Grupo México es el responsable de esta falla y los eventuales daños deberán ser reparados a la brevedad por esa empresa”, declaró Larios.

El derrame de 2014

El 6 de agosto de ese año la mina Buenavista del Cobre de Grupo México derramó 40 millones de litros de desechos tóxicos sobre los río Sonora y Bacanuchi, lo que afectó a por lo menos a 24,000 personas debido a daños económicos y ambientales.

El consorcio creó un fideicomiso de 2,000 millones de pesos para reparar los daños, sin embargo organizaciones civiles como Fundar denunciaron opacidad y discrecionalidad en el manejo de los recursos.

El 3 de julio, la Primera Sala de la Suprema Corte dio un amparo a la organización Defensa Colectiva Asociación Civil para que se le reconociera su derecho para demandar a Buenavista del Cobre y a Grupo México.

La agrupación argumentó que ambas firmas generaron un daño ecológico que afectó directamente el patrimonio de los habitantes de los municipios de Arizpe, Banámichi, Aconchi, Huépac, San Felipe de Jesús, Baviácora y Ures.

Consultado al respecto, el 4 de julio López Obrador desestimó la posibilidad de un desencuentro con las empresas.

El mandatario se comprometió a instruir al titular de Semarnat, Víctor Manuel Toledo, a que acudiera a la zona para que hiciera un análisis.

También ofreció soluciones a la extracción de agua contaminada en pozos y a la denunciada opacidad, así como al cierre de la Unidad Médica de Vigilancia Epidemiológica y al por qué no operan la treintena de plantas potabilizadoras que separan metales pesados.

Con información de Milenio y Proceso.