Citigroup se deslista de la BMV

14 de julio 2020 | 10:36 am

Las ganancias netas de Citigroup se desplomaron 73% en el segundo trimestre de 2020, debido a un alza de la reserva para enfrentar eventuales impagos ante los estragos de la pandemia de COVID-19 en la economía.

El banco con sede en Nueva York reportó una utilidad de 1,320 millones de dólares, o 50 centavos de dólar por acción, en el trimestre que finalizó el 30 de junio. La cifra representa una baja respecto a la ganancia de 4,800 millones de dólares el año pasado.

Los ingresos de Citigroup aumentaron 5% en el periodo abril-junio, respecto al mismo lapso de 2019, a 19,770 millones de dólares, gracias a un óptimo desempeño de sus negocios de renta fija y banca de inversión.

Analistas esperaban en promedio ventas por 19,120 millones de dólares y una ganancia de 28 centavos de dólar por acción, según datos de Refinitiv.

“Si bien los costos crediticios afectaron nuestras ganancias netas, nuestro desempeño comercial general fue sólido durante el trimestre, y hemos podido navegar la pandemia de COVID-19”, dijo el CEO de Citigroup, Michael Corbat, en un comunicado.

Luego de darse a conocer el reporte, las acciones de la empresa caen 2.09% a las 9:50 a.m. (horario de Ciudad de México), a 51.11 dólares en la bolsa de Nueva York.

El mayor prestamista estadounidense hasta ahora ha apartado más de 52,000 millones de dólares para afrontar las pérdidas que puede sufrir este año, en momentos en que la economía se dirige a una de sus peores recesiones en décadas.

En su calidad del tercer mayor emisor de tarjetas de crédito en Estados Unidos, Citigroup es especialmente susceptible a cualquier alza en la morosidad de sus instrumentos de préstamo, que tienden a seguir las tendencias del desempleo.

Aunque las solicitudes iniciales de subsidio por desempleo muestran una tendencia a la baja, se mantienen en niveles históricos, de acuerdo con la última publicación del Departamento del Trabajo.

Hasta ahora, Citigroup ha ofrecido prórrogas a 2 millones de usuarios de tarjetas de crédito, lo que constituye un 6% de sus cuentas en el segmento. Los créditos totales bajaron marginalmente a 685,000 millones de dólares.

Los cobros por intermediación, un segmento clave para muchos bancos, ayudaron a compensar las tasas de interés ultra bajas; mientras que los ingresos por operaciones con bonos -renta fija- anotaron un alza del 68%.

La cifra de su división comercial se produce en medio de la volatilidad de los mercados financieros y tras los estímulos de la Reserva Federal (Fed) para impulsar a la economía.

En junio, el banco dijo que mantendrá su dividendo trimestral.

Con información de Reuters