14 de septiembre 2020 | 7:48 pm

El fabricante de Peugeot, PSA , y Fiat Chrysler (FCA) anunciaron una reestructuración de los términos de su fusión, pues buscan ahorrar efectivo y reducir costos, todo para hacer frente a la crisis. 

FCA aceptó reducir a 3,400 millones de dólares el dividendo excepcional a repartir en sus accionistas contra los 6,500 millones prometidos antes.

Mientras que Peugeot, cuya cartera de marcas también incluye Citroen y Opel, pospondrá la división de su participación del 46% en el fabricante de piezas Faurecia, hasta después de la fusión. 

“Los cambios preservan el equilibrio del acuerdo original de fusión”, destacaron ambos grupos.

La fusión dará lugar a la creación de Stellantis; una empresa que será la cuarta mayor del mundo en el sector automotriz en términos de volumen de producción y la tercera en ventas con un calor de 50,000 millones de dólares.

El nuevo gigante acumulará marcas como Peugeot, Citroen, Fiat, Chrysler, Jeep, Alfa Romeo y Maserati.

Una fuente dijo el lunes a Reuters que el objetivo de estas revisiones es reforzar el balance de ambas compañías tras la crisis del COVID-19 y asegurar que el plan de fusión se concluya lo antes posible.

Analistas habían argumentado que un pago en efectivo tan grande a los accionistas de FCA, liderados EXOR, el holding de la familia italiana Agnelli, podría debilitar las finanzas del nuevo fabricante de automóviles.

La creación de Stellantis fue formalizada en diciembre de 2019 y se prevé que concluya la fusión durante el primer trimestre de 2021. 

Con información de Reuters y AFP