11 de julio 2020 | 5:00 am

La falta de conectividad en el país, sobre todo en áreas a las que no llega ningún tipo de infraestructura, fue el escenario de oportunidad para que Hugues México empezara a desplegar su servicio residencial y más recientemente de negocios.

La ventaja frente a otros competidores tradicionales, según Marcos Duarte, director de operaciones de Hugues México, es que no tienen que desplegar ningún tipo de infraestructura pues el servicio que ofrece es internet satelital.

La empresa no requiere desplegar postes, cableado o antenas repetidoras para hacer llegar el servicio a hogares o negocios, porque además de que no compite en los mercados en los que opera Telmex, izzi o Megacable, tampoco ofrecen los mismos paquetes.

Un instalador, una antena de 90 centímetros y un módem son los tres elementos que necesita para poder ofrecer internet, “de tal forma que la cobertura sin necesidad de infraestructura terrestre nos ha dado una ventaja competitiva”, aseguró el directivo.

Para Duarte, aunque existe la percepción de que el internet satelital es muy caro, la oferta se compone de dos precios: el primero es el precio de entrada y el otro es el costo del plan mensual, lo que en conjunto hace o no atractiva una oferta.

Es más caro no tener internet, porque eso es en estos tiempos de contingencia una limitante mayor, sobre todo para micro y pequeños empresarios, emprendedores o cualquier profesionista que con la pandemia ha tenido que explotar su actividad a través de internet

Las zonas de mayor demanda del servicio de internet satelital para la compañía son en el sur y sureste de México, unas de las zonas del país en donde la penetración de internet es menor frente a otras zonas.

Aunque tiene presencia en las 32 entidades del país, el principal reto para la compañía de origen estadounidense es hacer crecer su cobertura de instaladores y distribuidores para tener un mayor alcance en clientes, más allá de la cobertura territorial, dado que ya tiene cobertura del 97% en el país.