15 de julio 2021 | 5:00 am

Altán Redes solicitó iniciar un concurso mercantil como parte de su plan de reestructura para reorganizar sus compromisos financieros.

El plan de rediseño pretende garantizar la operación de la red y los servicios de telecomunicaciones que se ofrecen a clientes y usuarios finales.

“Ante los retos actuales a nivel global, Altán Redes, como otras empresas y como muchas iniciativas de infraestructura de esta magnitud, está en proceso para mejorar las condiciones financieras de la compañía”, dijo la firma en un comunicado.

A julio de 2021, la Red Compartida permite conectar a casi 72.8 millones de personas abarcando una cobertura social de 82,706 localidades, dentro de las cuales se encuentran 73,490 con menos de 250 habitantes.

El escenario de reestructura financiera, si bien resulta positivo para analistas del sector, es también un claro reflejo de la alta concentración en el mercado móvil.

El nicho de los OMV en el país ha crecido de manera acelerada en el último año en buena medida gracias a la Red Compartida, quien facilita su red para la oferta de servicios de varias empresas para que lleguen al usuario final.

Así, entre la pandemia y los compromisos adicionales de cobertura a los que se comprometió Altán Redes era necesario hacer la reestructura financiera, y el concurso mercantil es un mecanismo para ello, comentó José Luis Peralta Higuera, socio fundador de Cierte Consulting.

Para el ingeniero, quien fuera comisionado de la extinta Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel), la solicitud de concurso mercantil era algo que tenía que suceder, y que además beneficiará al proyecto de la Red Compartida.

Mercado móvil, altamente concentrado

La solicitud de Altán da una visión de que la empresa no ha obtenido los ingresos que proyectó en su plan de negocios, por lo que optaría por el concurso mercantil para reestructurar sus pasivos, comentó por su parte Fernando Borjón Figueroa, miembro de la Junta del Reglamento de Radiocomunicaciones de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT).

“Las razones de ello pasan desde la pandemia hasta la libre concurrencia”, aseguró.

En ese sentido, el también excomisionado del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) dijo que en el modelo que se está implementando en México no se obligó a comprar capacidad de la Red Compartida, por lo que todos sus ingresos son producto de la competencia.

Esto es una muestra de que el mercado sigue concentrado y de los altos niveles de participación de América Móvil, pues basta ver sus niveles de concentración en el mercado móvil, sin perjuicio de sus niveles de utilidad.

Al primer trimestre del año, América Móvil a través de Telcel concentra el 62.7% de las suscripciones de telefonía móvil en México, contra apenas el 2.1% de mercado que concentran los Operadores Móviles Virtuales (OMV), según cifras de Telconomía.

La Red Compartida buscaba impulsar la competencia en este sector y aún no ha logrado ese objetivo

La cuestión es que su impulso es indirecto, pues un habilitador de terceros como Izzi o Walmart, que aún con su tamaño no han podido lograr una mayor participación de mercado, aseveró el ingeniero especialista.