fbpx

15 de abril 2019 | 7:36 pm

Volkswagen planea fabricar un vehículo deportivo utilitario (SUV) completamente eléctrico para el mercado chino a partir de 2021, en competencia con el modelo Model X del líder del sector Tesla y como parte del aumento de la producción de vehículos cero emisiones de la automotriz alemana.

El plan para un nuevo SUV es el más reciente de la agresiva estrategia de crecimiento de Volkswagen en China, donde las autoridades dan un trato preferencial a los automóviles eléctricos.

El presidente ejecutivo de la alemana, Herbert Diess, dijo que el modelo ID ROOMZ será el auto eléctrico estrella de Volkswagen en China:

Planeamos producir más de 22 millones de autos eléctricos en los próximos 10 años.

Comentó que cerca de la mitad de los ingenieros de VW trabajan en productos destinados a China y que el ID ROOMZ eventualmente llegaría a otros mercados.

El jefe de movilidad electrónica de la marca VW, Thomas Ulbrich, agregó que el fabricante de automóviles comenzará a aumentar la producción de 33 modelos de automóviles eléctricos a mediados de 2023, usando la plataforma modular de automóviles eléctricos (MEB) de VW Group para las marcas Skoda, Seat, Audi y VW.

Volkswagen vs Tesla

El ID ROOMZZ de Volkswagen, que fue presentado en Shanghái este domingo, tendrá tres filas de asientos y una autonomía de hasta 450 kilómetros. El prototipo es capaz de una “conducción autónoma de nivel 4”.

Consta de dos motores eléctricos con una potencia de 225 kW, proporcionándole una aceleración de 0 a 100 km/h en 6.6 segundos, llegando a alcanzar una velocidad máxima, limitada electrónicamente, de hasta 180 km/h.

Tiene además una batería que puede recargarse hasta 80% en tan solo 30 minutos mediante carga rápida de 150 kW.

Ofrece un interior modular que puede adaptarse a diferentes configuraciones de asientos dependiendo de los modos de conducción de los que dispone el vehículo. Cuando el auto entra en modo de conducción autónoma, los asientos individuales se pueden girar 25 grados, simulando un salón.

En cuanto al material interior, las fundas de los asientos están realizadas de AppleSkin, un nuevo producto que consiste en una materia prima renovable.

También, se utiliza el sistema CleanAir, que consta de un sistema de filtro activo para asegurar que el aire en el interior del vehículo permanezca limpio incluso si el aire del ambiente no lo está.

El Tesla SUV Y puede transportar hasta siete pasajeros y su carga. Cada asiento de la segunda fila se puede plegar y quedar plano de forma independiente, lo que crea almacenamiento para esquís, muebles, maletas y más. La puerta de la cajuela se abre hacia arriba desde el nivel del piso, lo que permite una carga y descarga fácil y rápida.

La tracción en todas las ruedas usa dos motores eléctricos independientes con gran capacidad de respuesta que controlan de forma digital el torque hacia las ruedas delanteras y traseras para un manejo, tracción y control de estabilidad superior. Tiene buen desempeño en lluvia, nieve, lodo y en off-road.