15 de abril 2020 | 5:00 am

Las casetas telefónicas de Telmex anuncian en el exterior los planes de servicio más recientes de la compañía que incluyen telefonía, internet y hasta contenido ‘a la carta’, pues desde hace tiempo dejaron de ofrecer su servicio original: llamadas telefónicas.

La llegada del internet y de la telefonía móvil modificaron la forma en que las personas se comunicaban, nuevos hábitos y nuevos dispositivos que con el tiempo desplazaron estas cabinas de las que en buena medida solo queda el recuerdo.

La Ciudad de México es la zona en la que hay el mayor número de casetas telefónicas de todo el país, con 13 líneas por cada 1,000 habitantes:

La concesión otorgada a Teléfonos de México hace casi 30 años ordena a la compañía contar con cinco casetas por cada mil habitantes a más tardar el 31 de diciembre de 1998, una obligación que se mantiene vigente.

Esto, a pesar de que a finales de 2016 el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) prorrogó por otros 30 años el título de concesión de la empresa controlada por Carlos Slim, aunque ésta entra en vigor hasta 2026.

Y aunque la obligación se mantiene, el número de casetas telefónicas en el país ha disminuido notablemente.

De acuerdo con el Banco de Información de Telecomunicaciones (BIT), en casi 4 años las líneas de telefonía pública han disminuido alrededor de 35%.

En este segmento de negocio, Telmex no es el único operador, aunque sí es el que más participación tiene. Actualmente, posee más del 80% del mercado en este nicho, aunque al menos en zonas de la Ciudad de México las cabinas que siguen en pie ya no funcionan.

El título de concesión establece que Telmex:

“Se obliga a instalar y mantener operando casetas públicas telefónicas en su área de servicio, de acuerdo con un programa de expansión concertado cada cuatro años con La Secretaría, y conforme a la densidad de aparatos públicos que se establezca, a partir de enero de 1999”

Sin embargo, Telmex podrá suspender el servicio en alguna caseta telefónica pública únicamente si ocurre alguna de las situaciones siguientes:

  • Cuando prácticamente no sea posible proveer el servicio, previa consulta con La Secretaría.
  • Cuando exista al menos una caseta pública, propiedad de Telmex o de cualquier otra persona, a una distancia no mayor de 500 metros de la caseta en la que Telmex desee suspender el servicio, y esta no tenga ingresos que cubran al menos el 75% del costo evitable.
  • Cuando La Secretaría así lo determine.

Hotspot, el futuro de las cabinas

El número de casetas telefónicas con las que cuenta Telmex abre la puerta a la instalación de puntos de WiFi, aunque integrando adicionalmente algún componente de fibra óptica que ayude a la transmisión, así como un router y módem, dijo a EL CEO Jesús Romo, analista de Telconomía.

Lo anterior, agregó, favoreciendo a la compañía al extender estos puntos WiFi o dando respaldo a su propia red a que descargue tráfico celular a través de WiFi y no de redes 3G o 4G.

Esto, con la ventaja para América Móvil de contar con su propia instalación, por lo que puede hacer uso para su propia red.

“Telmex podría ser un apoyo para Telcel o para Infinitum más extendido, pues habrían varios puntos calientes para tráfico celular, mientras que otros concesionarios tiene que analizar el alcance de estos puntos de conexión”, dijo Romo.

Aunque las casetas telefónicas sí se pueden convertir en hotspots, un cuestionamiento razonable es si les conviene, asegura Jorge Bravo, director general de Digital, Policy & Law.

Al respecto, señaló que para ello Telmex tendría que invertir, y ya tiene antenas de Internet móvil en espacios públicos para sus clientes que pueden acceder gratuitamente.