BlackRock

14 de enero 2021 | 10:18 am

La gestora de activos y fondos de inversión, BlackRock cerró el 2020 con activos que alcanzaron los 8.676 billones de dólares, lo que significó un crecimiento del 17%, respecto de lo que registró en 2019. 

Este crecimiento se da en un contexto en que la economía global enfrenta una de las peores crisis de la historia reciente por efecto de la pandemia del COVID-19. 

El mundo enfrentó desafíos sin precedentes en 2020, muchos de los cuales siguen presentes al día de hoy. A pesar de todo, BlackRock se mantuvo firme en satisfacer las necesidades de nuestras partes interesadas

dijo el presidente y CEO de BlackRock, Larry Fink. 

La firma atrajo 127,000 millones de dólares de entradas netas totales en el cuarto trimestre, ya que los inversionistas invirtieron dinero en sus diversos negocios, incluidos sus fondos negociables en bolsa, así como fondos activos que apuntan a ganarle al mercado.

“Comenzamos el 2021 bien posicionados y tenemos la intención de seguir invirtiendo en nuestro negocio para impulsar el crecimiento a largo plazo y liderar la evolución de la industria de administración de activos”, dijo Fink en el reporte trimestral. 

Los mercados financieros se recuperaron en el cuarto trimestre, aprovechando las fuertes ganancias de los dos trimestres anteriores, ya que la política acomodaticia del banco central y la mejora de las perspectivas de crecimiento ayudaron a impulsar el apetito por el riesgo de los inversores.

Samantha Ricciardi deja BlackRock en México; Sergio Méndez será el nuevo CEO

Supera expectativas 

El ingreso neto ajustado de BlackRock de 10.18 dólares por acción en el cuarto trimestre superó las estimaciones de Wall Street de 9.14 dólares, según los datos de Refinitiv IBES.

El administrador de activos recaudó tarifas de inversión y asesoría más altas, una fuente importante de ingresos, durante el trimestre.

El tamaño creciente de BlackRock y su amplio alcance en los mercados financieros de todo el mundo han hecho que el administrador de activos se convierta en una de las firmas más importantes en los mercados de capitales de la actualidad.

Cuando los mercados se volvieron turbulentos a principios de 2020, la Reserva Federal de Estados Unidos utilizó BlackRock para ejecutar varios vehículos que la Fed creó para comprar deuda corporativa de los mercados primario y secundario, ayudando así a restablecer la calma en los mercados.

En noviembre, BlackRock dijo que compraría al proveedor de servicios de gestión de inversiones Aperio Group LLC por 1,050 millones de dólares en efectivo.

Las acciones de BlackRock cotizaban a máximos históricos, ya que los inversores apostaban por que la empresa se beneficiara de la mejora de las condiciones del mercado.