denuncias Xinjiang 

15 de octubre 2021 | 5:13 pm

En los 12 meses transcurridos desde que Better Cotton Initiative (BCI), cuyos miembros van desde el propietario de Uniqlo Fast Retailing, hasta Nike y Walmart, publicó una declaración sobre las denuncias de trabajo forzoso en la región algodonera de Xinjiang, varias marcas han sufrido importantes daños y contratiempos en China, uno de los mayores productores y consumidores del tejido del mundo.

La organización no cumplió con los objetivos de producción el año pasado y, de acuerdo con la declaración de BCI sobre las denuncias de Xinjiang citada por Bloomberg, empresas como Levi Strauss y el fabricante chino de zapatillas Anta Sports Products han reducido su participación. 

Otros se han quedado callados, sacando declaraciones de preocupación sobre la situación en Xinjiang de sus sitios web, mientras que los ingresos de Hennes & Mauritz AB en China, que alguna vez fue su cuarto mercado más grande, cayeron 40% en el trimestre más reciente.

Aunque la declaración de BCI desapareció hace mucho tiempo del sitio web del grupo, hay pocas señales de una tregua; en cambio, China, que dice que las denuncias de violaciones de derechos humanos son infundadas, está intensificando su respuesta. 

A finales de septiembre, el gigante asiático lanzó una campaña de reclutamiento para un programa de certificación de sostenibilidad que socavaría el BCI, cuyas primeras solicitudes para unirse deben entregarse este viernes.

La escalada del conflicto muestra lo difícil que puede ser para las marcas satisfacer las demandas de los consumidores occidentales y los grupos de derechos humanos de una mayor sostenibilidad sin arriesgarse a una guerra abierta con China, que se ha vuelto más dispuesta a ejercer su influencia para defender sus políticas. 

También es un revés potencial para el movimiento ESG más amplio, que está reuniendo a los inversionistas institucionales en torno a la bandera de objetivos ambientales, sociales y de gobernanza mejorados.

“Es realmente terrible si las empresas comienzan a sentir que no pueden hablar en contra de las atrocidades por temor a una reacción violenta”, dijo Therese Kieve, analista de administración de Sarasin & Partners, que posee acciones de Asos Plc y Associated British Foods Plc, propietaria de la Cadena Primark. “Entonces nada va a cambiar”.

También lee: Senado de Estados Unidos aprueba proyecto que prohíbe productos de Xinjiang, China

El BCI con sede en Ginebra se negó a comentar sobre China para el artículo citado por Bloomberg.

La comodidad, la conveniencia y el costo relativamente bajo han hecho del algodón la fibra textil más utilizada en el mundo, además de que más de 26 millones de toneladas se arrancan de los arbustos anualmente y se trabajan en hilo. 

Eso es suficiente para proporcionar al menos dos docenas de camisetas para todos en el planeta. Los precios de la materia prima han aumentado considerablemente, situándose cerca de los niveles más altos en una década este mes, en medio de la creciente demanda de China y las malas perspectivas para la cosecha de Estados Unidos ahora en marcha. 

Sin embargo, ese éxito tiene su lado negativo, ya que a menudo, el cultivo de algodón puede requerir grandes cantidades de agua y pesticidas, y las prácticas laborales son difíciles de vigilar en los campos remotos donde se cultiva gran parte.

La iniciativa Better Cotton se creó en 2009, uniendo los esfuerzos de la industria para limpiar la cadena de suministro. 

El grupo intenta ayudar a los agricultores a hacer la transición a métodos más ecológicos, al tiempo que se asegura de que el algodón se mantenga a un precio asequible; además, la organización dice que se niega a operar en regiones donde el trabajo forzoso es “orquestado por el gobierno”.