Bed Bath & Beyond

9 de abril 2021 | 5:00 am

Bed Bath & Beyond está lejos de decirle adiós a México y no correrá la misma suerte que Best Buy el año pasado, asegura Stephen Sotto, director general para México.

Con una estrategia de inversión enfocada a marcas propias, el despegue de su plataforma de comercio electrónico y a una expansión sostenida en el número de unidades por el territorio nacional, la empresa pretende afianzarse entre los mexicanos, dice Sotto en entrevista con EL CEO.

El directivo no es ajeno a las empresas estadounidenses con presencia en el país, pues fungió como director financiero de Best Buy México entre 2014 y 2016, cargo que ocupó antes de entrar a BB&B México como director financiero y luego ocupar la dirección de la firma.

México tiene un potencial enorme y nuestra estrategia irá dirigida con objetivos para los próximos cinco años en el país

BB&B llegó a México en 2008 a través de una joint venture con la mexicana Home & More, dedicada a la venta de productos para el hogar, que terminó por adquirir el nombre de la estadounidense para sus dos únicas tiendas ese mismo año y así ser absorbida.

Marcas propias

Con ocho marcas propias, la compañía pretende que hasta el 50% del total de sus ventas provengan de estas líneas dentro de los próximos tres a cinco años en México.

Bajo la dirección de Mark Tritton, presidente y CEO de la empresa estadounidense que tomó el timón en noviembre de 2019, la firma buscará que las tiendas BB&B sean destinos a los cuales los consumidores quieran ir por sus productos únicos que son imposibles de conseguir en cualquier otra tienda especializada o departamental.

Las marcas propias son parte de la transformación de BB&B en México, Estados Unidos y Canadá (…) Tenemos definidas ocho marcas propias para el futuro y nuestro objetivo es que en los próximos tres a cinco años tendremos del 30% al 50% de ventas totales por esta vía

dijo Sotto.

Por el momento solo cuentan con una marca dedicada a ropa de cama, almohadas y toallas de nombre Nestwell. Antes de que termine 2021, introducirá dos más, Heaven y Simply Essentials, que se enfocarán a comercializar a accesorios de baño y cocina, respectivamente.

Los precios de para Nestwell y Heaven serán medios y altos, pero en el caso de Simply, serán económicos; un segmento que la empresa descuidó y que supone su regreso a este nicho.

De esta forma, Sotto estima que para finales de este año las ventas de las tres marcas representarán entre el 7% y el 10% de sus ventas.

Físico y electrónico

En cuanto al terreno físico y digital, el directivo comentó que para este año los planes son ambiciosos en ambos rubros. Para el primero estiman sumar dos nuevas unidades a sus 10 existentes en México. La primera estará lista en julio y se ubicará en Monterrey, Nuevo León, la segunda está en revisión.

En 2022 el plan de aperturas de nuevas tiendas rondara entre dos a tres unidades, pero esperan alcanzar 25 en el próximo lustro.

No cerró ninguna tienda durante la pandemia, como fue en el caso de Estados Unidos, y no tenemos planes para cerrar. Todas nuestras tiendas son rentables

comentó Sotto.

En el país vecino del norte se cerraron cerca 120 tiendas en el año fiscal de 2020, de acuerdo a su último reporte financiero.

Como parte de la estrategia gubernamental para combatir la pandemia por COVID-19, se obligó a los negocios no esenciales a bajar sus cortinas, cuando el semáforo epidemiológico tocara en rojo, en función de la cantidad de camas disponible en los hospitales de cada entidad federativa. En el caso de BB&B tuvo que cerrar gran parte del año ante la emergencia sanitaria.

Esto hizo que su comercio electrónico fuera su única fuente de ingresos. La plataforma nació en enero de 2020, lo que representó un crecimiento meteórico de ventas, pero también de aprendizaje.

“Como no teníamos e-commerce en 2019, crecimos mucho el año pasado. En promedio este canal de ventas tiene una participación entre el 5% y el 7% de nuestras ventas totales, pero tiene una gran oportunidad de desarrollarse”, dijo.

El otro lado de la moneda para la empresa está que, con el cierre de oficinas y escuelas, las personas pasaron sus días en casa y aprovecharon para hacer de ella un espacio de disfrute, lo que ayudó a BB&B.

“Como compañía, necesitamos reconocer que afectamos la vida de las personas en su casa para crear buenos momentos y cómo estos afecta su ánimo para bien”.