1 de julio 2020 | 5:00 am

Las malas prácticas financieras llevan a Banco Ahorro Famsa a ser el segundo en quebrar desde la crisis financiera de 1994-1995 y sigue los pasos de Banco Bicentenario, que quebró a mediados de 2014.

El martes por la tarde, funcionarios de Hacienda, Banco de México, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), el IPAB y la Condusef anunciaron el proceso de liquidación de Banco Ahorro Famsa, parte de Grupo Famsa, fundado por Humberto Garza González.

A partir de este miércoles, el Instituto para la Protección del Ahorro Bancario (IPAB) quedará a cargo del proceso de liquidación, cierre y traspaso de los recursos de los ahorradores.

La quiebra es consecuencia de problemas asociados con el volumen de créditos otorgados a personas relacionadas de Grupo Famsa en exceso de los límites normativos, lo que llevó a que el índice de capitalización resultara por debajo del mínimo regulatorio.

El banco registraba algunos financiamientos a personas relacionadas a empresas de Grupo Famsa, no lo registraba como créditos, sino como cuentas por cobrar, y al no registrarlos como créditos evadía la regulación de las consideraciones contables de la cartera de crédito, y notablemente las reservas crediticias que deben tener los bancos para afrontar pérdidas esperadas por sus créditos

dijo en conferencia de prensa el presidente de la CNBV, Juan Pablo Graf.

El funcionario comentó que las últimas pruebas de estrés que las autoridades realizaron al sistema bancario mostraban que la posición de capital de algunos bancos podría verse afectada ante situaciones de estrés, por eso se les recomendó hacer inyecciones de capital, varios cumplieron, incluido Banco Famsa, dirigido por Jesús Muguerza Garza

“Ya se le veía por la estructura de su balance y préstamos la necesidad de tener más capital para situación de estrés. Si bien hubo una inyección de capital el año pasado estuvo más relacionada por las deficiencias que tenía en la contabilidad, por los excesos en que había incurrido”, dijo Graf.

Al cierre de diciembre de 2018, el Índice de Capitalización (ICAP) de Banco Famsa era de 12.54%, frente a 15.91% del promedio del sistema. Para marzo de este año, el ICAP era de 11.34%, frente a 15.75% del sistema, pero la CNBV señaló que los datos de Famsa estaban sujetos a revisión.

Gabriel Yorio, subsecretario de Hacienda, indicó que el ICAP se conforma con información que presentan los bancos. La información de Banco Famsa fue auditada y las autoridades detectaron operaciones relacionadas entre empresas del Grupo y al hacer el recálculo de las operaciones, “el registro contable recomponía estas operaciones y afectaba de manera dramática el ICAP”.

De acuerdo con Yorio, se le dio tiempo a la empresa para que hiciera una venta o fusión y no la hizo. Por lo que el ICAP se deterioró rápidamente.

No está relacionado con la coyuntura económica que se está viviendo por el control de la pandemia, es un proceso más relacionado con malas prácticas que se detectaron desde el inicio de la administración. Se dio derecho de audiencia y fue un proceso bastante ordenado y transparente, en el que se hicieron observaciones, algunas fueron atendidas, algunas no

dijo Gabriel Yorio.

Las autoridades analizarán la naturaleza de las operaciones que se llevaron a cabo de manera intragrupo para verificar que efectivamente el banco no fue más allá de violaciones o infracciónes a la norma regulatoria del país.

Banco Famsa era una de las instituciones financieras enfocadas a préstamos a las personas de menores ingresos y su modelo de negocio también dependía en gran medida de las ventas a crédito de las tiendas Famsa.

Gabriel Limón, secretario ejecutivo del IPAB, dijo que después de un proceso de selección resultó ganador el despacho Álvarez y Marsal, para ser el apoderado liquidador.

Habrá dos formas para que los 580,774 depositantes recuperen sus recursos. De acuerdo con Gabriel Limón, gran parte de los ahorradores tienen saldos menores a 9,000 pesos, por lo que ellos podrán recuperar sus recursos por medio de las practicajas de BBVA Bancomer.

Mientras que las personas con depósitos mayores a 9,000 pesos que solo son 12% del total, recibirán un cheque nominativo que les llegará en dos semanas.

Los ahorradores pueden informarse de su situación en el portal de internet: https://apps.ipab.org.mx/PCOP o llamar al (55) 7100 0000.

Mientras que los clientes que tenían un préstamo con el banco podrán seguir con sus pagos en las sucursales, a partir del jueves para cuidar su historial crediticio.

El subsecretario de Hacienda comentó que no hay ningún otro banco que opere en México en situación similar a la de Famsa, por lo que es un caso aislado que seguirá en revisión.

Se prevé que la resolución de la situación de Banco Ahorro Famsa no tenga un efecto significativo sobre el resto del sistema financiero, ya que sus exposiciones interbancarias son reducidas y la amplia mayoría de sus depositantes están cubiertos por la totalidad de sus saldos por el seguro de depósitos del IPAB

dijo el Consejo de Estabilidad Financiera en un comunicado.

En julio de 2014 las autoridades anunciaron la quiebra de Banco Bicentenario en medio de una alta concentración de la cartera crediticia y un débil plan de negocios.