8 de julio 2020 | 8:21 pm

La cena en la Casa Blanca, donde se reúnen el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador y su homólogo de Estados Unidos, Donald Trump, en compañía de los empresarios más cercanos a ambos mandatarios fluyó en un ambiente de elogios, agradecimientos, felicitaciones y anuncios de inversión por parte de Sempra Energy y Bio Pappel.

López Obrador viajó a Washington, D.C. el martes por la noche, para encontrarse con Trump este miércoles con motivo de la puesta en marcha del nuevo Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

Sin embargo el itinerario, dado a conocer apenas horas antes de su vuelo, incluyó una cena de gala con los hombres y mujeres de negocio que también volaron aparte de la comitiva presidencial para presenciar la clausura de lo que se convirtió en el primer viaje del mandatario mexicano a territorio extranjero desde que asumió la presidencia, aunque sin ser considerada una visita de Estado.

Puedes leer aquí más sobre el discurso de López Obrador esta tarde 

El ‘dream team‘ empresarial que acompañó al presidente estuvo conformado principalmente por los empresarios más poderosos del país, dueños de emporios mediáticos y de telecomunicaciones.

Asistieron Carlos Slim, fundador de Grupo Carso; Bernardo Gómez, co-director de Grupo Televisa; Ricardo Salinas Pliego, presidente de Grupo Salinas; Olegario Vázquez Aldir, director de Grupo Empresarial Ángeles y Francisco González, dueño de Grupo Multimedios.

El resto del grupo lo completaron Carlos Hank González, presidente de Grupo Financiero Banorte; Daniel Chávez, dueño del grupo hotelero Vidanta; Miguel Rincón, director de Bio Pappel y Carlos Bremer, director de Grupo Financiero Value.

Del sector construcción acudió Marcos Shabot, director de Arquitectura y Construcción, y presidente de Comité Central de la Comunidad Judía en México.

También viajó Patricia Armendáriz, que dirige la sociedad financiera popular Financiera Sustentable, la única mujer empresaria de la comitiva mexicana. La empresaria se encargo de publicar a través de sus redes un minuto a minuto de lo que ocurría en la cena que Trump ofreció en honor de López Obrador.

Antes de la velada, los presidentes dieron un segundo mensaje, mucho más breve, en el Cross Hall de la Casa Blanca, en el que López Obrador reiteró que el propósito de la visita a Estados Unidos era para que ambas naciones “sean amigas”. Y Trump elogió de nuevo al mandatario mexicano al señalar que López Obrador “es duro, audaz y quiere mucho a México”.

Las mesas del salón donde se celebró la cena recibieron a cada uno de los invitados con los menús escritos a mano y con las banderas de México y de Estados Unidos como símbolo.

Algunos de los empresarios tomaron el micrófono, en medio de luces ténues y decoración sencilla y elegante, para pronunciarse sobre el encuentro entre ambos presidentes. El ingeniero Carlos Slim Helú fue de los primeros en levantarse de su silla. Reconoció al T-MEC y dijo aplaudir la inclusión de reglas de trabajo, además de que ve un tratado comercial “más completo”.

Anuncian inversiones

Mientras que Slim, Daniel Chávez y Carlos Bremer aprovecharon el micrófono para hablar del T-MEC, expresar su compromiso por México o agradecer la invitación, otros empresarios, tanto mexicanos como estadounidenses, anunciaron inversiones.

La primera en hacerlo fue la compañía estadounidense de gas natural, Sempra Energy, cuya filial en México es IEnova, que el año pasado se vio envuelta en lo que sería la primera disputa del gobierno federal con el sector energético, que intentó iniciar un proceso de arbitraje en contratos relacionados con gasoductos y que fue resuelto meses después.

De acuerdo con Patricia Armendáriz, el CEO de Sempra, Jeffrey W. Martin, hizo un anuncio “muy importante” para México, aunque sin revelar más detalles.

Del lado mexicano fue el dueño de Bio Pappel, Miguel Rincón, quien también adelantó a los asistentes sus planes en Estados Unidos.

López Obrador, al escuchar los mensajes de los empresarios, agradeció su compromiso con México y reiteró que sus planes de inversión serían atendidos por el canciller, Marcelo Ebrard y el Jefe de la Oficina de la Presidencia, Alfonso Romo, el principal enlace del gobierno con los empresarios.

“Estamos en la mejor disposición de favorecer sus inversiones en Mexico”, dijo.