fbpx
El robo de medicamentos también preocupa al gobierno.

6 de febrero 2019 | 5:00 am

El robo de combustible o huachicoleo no es el único tema presente en la agenda del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Uno de sus próximos objetivos es el combate al robo de medicamentos en México, el cual le representa una pérdida anual a la industria farmacéutica de 2,000 millones de pesos, de acuerdo a datos del Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica (Canifarma).

Hay huachicoleo también, si se puede llamar de esa manera, en la compra de medicinas. Todo eso lo vamos a corregir, nada más que de uno en uno, pero ya comenzamos a limpiar y le pido a la gente que no aceptemos la corrupción, no convertirnos en cómplices de la corrupción

AMLO, en conferencia matutina el 15 de enero.

De acuerdo con participantes del sector, el robo de medicamentos ocurre a los camiones de carga, así como el robo directamente a farmacias, como ha denunciado la Unión Nacional de Empresas y de Farmacias (Unefarm).

“Estamos viendo un impacto importante en el robo de medicinas en México, donde los delincuentes roban los camiones que transportan la mercancía de más de un laboratorio. Estimamos que la pérdida anual en este concepto llega a los 2,000 millones de pesos”, comentó Rafael Gual, director general de Canifarma.

Según datos de la Cámara, del total de medicamentos que se venden en el país, cuatro de cada 100 son de procedencia ilícita.

Ante esta situación, algunas empresas farmacéuticas han tomado medidas, como es el caso de la mexicana Laboratorios Silanes, que invierte en el tema de seguridad para prevenir pérdidas por el hurto de sus productos.

“Nosotros hemos enfrentando el tema del robo de medicamentos de forma habitual y somos cuidadosos en toda nuestra cadena de distribución, con una inversión del 5% para este concepto”, dijo Rafael Quintanilla, director farma y biológicos de Laboratorios Silanes.

La empresa, que tiene su planta de producción en Toluca, en el Estado de México, cuenta en su portafolio con productos para el tratamiento de diabetes, supresores de dolor y antivenenos.

Hasta el momento, el gobierno federal aún no pone una fecha o una estrategia clara para el combate de este delito.

“La Canifarma está dispuesta a cooperar con el gobierno para combatir el robo de medicamentos en cualquiera de sus presentaciones, desde el tema de transporte, dentro de instituciones de salud o en su falsificación”, comentó el directivo de la Cámara.

Gual añadió que, además de las implicaciones económicas, también existen riesgos sanitarios por el robo de las medicinas, por el mal manejo que se les puede dar sus consecuencias en la salud de las personas que hagan uso de ellos.

Tan sólo del 2010 al 2016, el volumen incautado por parte de autoridades de gobierno ascendió a las 385 toneladas, según los últimos datos reportados por la Comisión Federal para la Protección de Riesgos Sanitarios (Cofepris).

Asegurado el abasto de medicamentos: Canifarma

Desde el primero de diciembre de 2018, la Cofepris detuvo los permisos para la importación de medicamentos e insumos para su elaboración, lo que provocó preocupaciones en el sector farmacéutico.

La Canifarma advirtió sobre un inminente desabasto de medicamentos tanto en el sector público como el privado. Sin embargo el abasto en el país está asegurado, ya que la Cofepris ya reanudó las autorizaciones.

“Está asegurado y no existe ningún tipo de contratiempo en su distribución”, dijo Gual.