27 de abril 2020 | 2:54 pm

El fabricante de aviones Airbus alertó a 135,000 empleados de la compañía para que se preparen ante nuevos recortes de trabajo potencialmente más profundos, al tiempo que advirtió que la supervivencia de la compañía está en juego si no se toman medidas de manera inmediata.

Como parte de su evaluación sobre el impacto del COVID-19, en una carta personal, el presidente ejecutivo Guillaume Faury aseguró que Airbus se “desangra efectivo a una velocidad sin precedentes”.

Lo anterior, aunado a una reciente caída de un tercio o más en las tasas de producción, lo que en opinión del directivo no es reflejo del peor de los escenarios, aunque se mantendría en revisión, de acuerdo con la agencia Reuters.

La carta fue enviada a los empleados a última hora del viernes pasado, días antes de que la compañía ofrezca los resultados del primer trimestre, eclipsados ​​por una pandemia que ha dejado a las aerolíneas luchando por sobrevivir y prácticamente detuvo las entregas de aviones desde mediados de marzo.

Airbus comenzó a implementar esquemas de licencia asistidos por el gobierno a partir de 3,000 trabajadores en Francia, sin embargo, es posible que ahora se necesiten planificar medidas de mayor alcance, de acuerdo con Faury.

La supervivencia de Airbus está en duda si no actuamos ahora

 aseveró el directivo.

Ante la contingencia, fuentes de la industria prevén que podría lanzarse un nuevo plan de reestructuración similar al Power8 2007 que resultó en 10,000 recortes de empleos en el verano.

No obstante, Faury aseguró que la compañía ya explora todas las opciones.

Fuentes familiarizadas con el asunto dijeron a la agencia que Airbus también mantiene conversaciones activas con los gobiernos europeos sobre los esquemas de aprovechamiento para ayudar a las industrias en dificultades, incluidos los préstamos garantizados por el Estado.

Airbus ya amplió las líneas de crédito comerciales con los bancos, comprando lo que Faury describió como “hora de adaptarse y cambiar el tamaño”.

Cortes en producción

Para detener la salida de efectivo, este mes Airbus reducirá una tercera parte la producción de aviones de reacción de cuerpo estrecho a un total de 40 aviones al mes, en tanto que la producción de aviones de cuerpo ancho implican recortes de hasta 42% en comparación con las tasas de producción previas.

En otras palabras, en solo un par de semanas hemos perdido aproximadamente un tercio de nuestro negocio. Y, francamente, ese ni siquiera es el peor de los casos que podríamos enfrentar

 escribió Faury en la carta que Bloomberg News reveló anteriormente.  

Desde principios de abril Airbus analiza alternativas que implicaban recortes de producción hasta de 50%, mientras los analistas prevén que Boeing revele recortes comparables junto con los despidos esta semana, reduciendo la producción mensual de 787 a tan sólo seis jets.

Faury dijo que el nuevo plan de producción de Airbus se mantendrá durante el tiempo que sea necesario para hacer una evaluación más exhaustiva de la demanda, y agregó que esto probablemente sea entre dos y tres meses.

El directivo considera que es “demasiado pronto” pronto para juzgar la forma y el ritmo de recuperación, aunque mencionó escenarios que incluyen una crisis corta y profunda con un rápido rebote o una desaceleración más larga y dolorosa con niveles de demanda anteriores que volverían sólo hasta después de 5 o 10 años.

Por su parte, analistas y las aerolíneas hasta ahora apuestan principalmente por una recesión de no más de tres o cuatro años.