agua refresco

23 de agosto 2021 | 5:00 am

El volumen de producción de agua embotellada aún está lejos de alcanzar sus niveles prepandemia, pues cerró junio con un acumulado de 4,794 millones de litros, 3.4% menos que en el mismo lapso de 2019, cuando alcanzó los 4,961 millones de litros, de acuerdo a cifras del Inegi.

En contraste ,el volumen de producción de refrescos de cola, de sabores, en presentaciones retornables, no retornables y en lata logró superar lo logrado en 2019. Hasta el primer semestre del 2021, se produjeron 9,277 millones de litros de la bebida, 0.3% más de lo fabricado en la primera mitad de hace dos años.

Debido a la pandemia, tanto el agua como los refrescos se vieron afectados por la baja movilidad en México. El trabajo remoto hizo que las personas dejaran de comprar agua para la oficina o la escuela; mientras que el cierre de restaurantes, hoteles, estadios y otros espacios, hizo que el consumo de gaseosas se viera afectado.

De esta forma, el agua embotellada tuvo su primera caída para los primeros seis meses del año pasado desde 2013, año en que el Instituto tiene registro. En el caso del refresco fue el primero en un lustro.

Este año se vio una recuperación en los volúmenes de refresco, de la mano de la reapertura de actividades en todo el país.

Así es como Coca-Cola superó el bache que le supuso la pandemia

Refrescos elevan precios

La situación extraordinaria vivida para la industria de bebidas hizo que elevaran sus costos para amortiguar la caída en ventas. De esta forma, el valor de ventas de las bebidas carbonatada alcanzó su máximo histórico entre enero y junio, con 89,580 millones de pesos, un crecimiento anualizado de 7%.

La estrategia del sector rindió efecto y ni siquiera el año pasado tuvieron una contracción en su valor de ventas, al registrar un crecimiento de 0.8%.

El agua, por su parte, tuvo un crecimiento de ventas de 6.5% de forma anual en los primeros seis meses del año, a 9,277 millones de pesos. Durante la pandemia, sus ventas se vieron afectadas al decrecer 6.5% con respecto al año inmediato anterior.

Fue en 2019 cuando su valor alcanzó su máximo histórico con 9,310 millones de pesos, revelan datos del Inegi.