Toro de Wall Street

19 de agosto 2021 | 5:00 am

Wall Street se vacunó contra el COVID-19 y no deja de registrar récords en sus principales índices: S&P 500 y Nasdaq Composite. Ambos no solo se recuperaron de manera acelerada, sino que doblaron el mínimo pandémico que tocaron el 23 de marzo de 2020.

La primera dosis provino de las inyecciones de liquidez por parte de los bancos centrales; después, los estímulos fiscales por parte de los gobiernos reforzaron las defensas de los mercados y la recuperación de las empresas abrió de nuevo el apetito de los inversionistas por activos de riesgo.

Y si bien, las mutaciones del COVID-19 como la variante delta pueden volver a generar fuertes turbulencias, las ganancias ahora están siendo impulsadas por tasas de interés bajas, lo que muestra una vez más la capacidad de los mercados financieros de salir bien librados de las peores crisis.

Esta semana el S&P 500, que es el termómetro de las acciones estadounidenses, acumuló un alza de 100.2% respecto del nivel registrado el 23 de marzo de 2020, un rally que le tomó 511 días en total y 354 jornadas. Solo en 2021, el índice ha cerrado en máximo histórico en 49 ocasiones, la frecuencia más alta desde 1995, cuando marcó 77 récords.

Llegar a esa ganancia le tomó al índice menos tiempo que en otros eventos históricos como la crisis financiera del 2008 y es la más rápida desde la Segunda Guerra Mundial.

El Nasdaq Composite dobló el mínimo en menos de un año después de la agitación en los mercados, durante febrero de este año, pues los papeles de compañías tecnológicas son los más destacados de la pandemia. El Promedio Industrial Dow Jones no lo ha conseguido, con un crecimiento de hasta 91.6%, cuando cerró en máximo histórico el lunes.

 

STOXX 600 e IPC no se quedan atrás

Los récords no son exclusivos de Wall Street, pues la semana pasada el índice STOXX 600, que agrupa a bolsas de 17 países en Europa, ligó 10 sesiones cerrando en máximo histórico, algo que no sucedía desde 1990. En el mercado mexicano, el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) de la Bolsa Mexicana de Valores registró ayer un récord de cierre por primera vez desde julio de 2017.

Todos los índices se siguen beneficiando de las políticas monetarias expansivas, de los estímulos fiscales, del proceso de vacunación y a pesar de la tercera ola de COVID-19

comentó en entrevista James Salazar, subdirector de análisis económico de CI Banco

Billones de dólares en estímulos firmados por la Casa Blanca y la tasa de interés ultrabaja de la Reserva Federal (Fed) ayudaron a que el Producto Interno Bruto (PIB) de Estados Unidos creciera a niveles previos a la pandemia en el segundo trimestre del año, impulsando también la recuperación en Europa y México, que tienen alta exposición a la economía estadounidense.

Pero el impacto de la propagación de la variante delta ya se ve reflejado en indicadores económicos clave en todo el mundo, situación que quitó gas al alza de las acciones en días recientes. Las expectativas indican que el mercado alcista continuará, en la medida en que la Fed mantenga su política monetaria acomodaticia.

Para Amín Vera, director de análisis económico de Black WallStreet Capital, el mercado estadounidense podría ver correcciones de entre 5% y 15% en el corto plazo, una buena oportunidad de inversión debido a los precios a descuento.

En la medida en que la recuperación económica no se vea totalmente sólida, eso le dará más incentivos a la Fed para continuar con sus estímulos

dijo Vera

En las minutas de la última reunión de la Fed publicadas el miércoles, los funcionarios indicaron que se preparan para recortar sus compras mensuales de bonos de 120,000 millones de dólares tan pronto como este año, aunque subrayaron que eso no significa que subirán su tasa pronto.

Tecnológicas, el termómetro

Facebook, Apple, Amazon, Netflix y Google, conocidas como ‘FAANG’, son algunas de las empresas de tecnología que siguen batiendo récords en bolsa, por lo que una caída en el precio de sus acciones puede ser el inicio del comienzo de un ciclo bajista, coinciden los especialistas.

Los gigantes tecnológicos, que reportaron ganancias récord en el segundo trimestre del año, enfrentan una mayor presión del gobierno de Joe Biden, que amenaza con obligarles a desprenderse de ciertos negocios.

Ahora los inversionistas ven con buenos ojos incluir dentro de sus portafolios a las empresas de los sectores de materiales, consumo discrecional, industrial y energía, que mostraron una recuperación tras las afectaciones de la pandemia el año pasado.

Hasta el momento, casi la totalidad de las emisoras que integran el S&P 500 presentaron sus resultados trimestrales, de las cuales cerca de 90% superaron los pronósticos de utilidades y ventas, el porcentaje más elevado en 13 años.

En el segundo trimestre les fue muy bien, pero la mayoría dijo que habrá incertidumbre en los próximos trimestres, les preocupa mucho el tema de inflación y en determinado momento algún rompimiento de cadenas globales

comentó Salazar.

VIDEO: ¿Por qué hay un toro en Wall Street?