7 de diciembre 2021 | 5:00 am

Advertisement

Nota del editor: Este texto se publicó por primera vez a las 5:00 a.m. del 7 de diciembre y se actualiza con el anuncio de Incode

El número de empresas de tecnología financiera (fintech) en México es cada vez más grande y algunos de los jugadores más importantes quieren acudir al mercado de valores en busca de financiamiento, pese a las condiciones adversas que existen en la actualidad.

En el país hay seis unicornios, es decir, startups que alcanzaron un valor superior a los 1,000 millones de dólares, después de levantar capital en rondas de financiamiento privado. La última que logró este estatus fue Incode, que junto con Clara, Kavak, Clip, Konfío y Bitso conforman este club.

En entrevistas separadas con EL CEO, Konfío y Kavak revelaron que entre sus planes de largo plazo está convertirse en empresas listadas en bolsa, con el objetivo de expandir sus negocios e institucionalizarse.

Konfío siempre ha mostrado un propósito de largo plazo (…) Estamos viendo a Konfío ser una empresa que cotiza en bolsa, lo hemos pensado desde que éramos una empresa Serie A. Siempre hemos jugado a ese proceso, ir paso a paso, ir levantando inversiones

dijo Filiberto Castro, encargado del crecimiento de la firma

Por su parte, Alejandro Guerra, director general de Kavak en México, adelantó que la compañía, que fue el primer unicornio en el país, no descarta la posibilidad de acudir al mercado bursátil, un plan proyectado a concretarse dentro de algunos años.

Otra de las interesadas es Clip, que en junio dijo que está considerando una Oferta Pública Inicial (OPI), aunque para esto primero deben acelerar el crecimiento, preparar a la empresa y buscar las mejores condiciones en los mercados de renta variable.

Múltiples barreras

A pesar de las valuaciones altas de las empresas unicornio, muchas aún no son rentables, lo cual es uno de los requisitos prioritarios para salir a bolsa. Esto se debe a que no han logrado crear una ventaja competitiva para atraer a los clientes del sector financiero tradicional, como la banca.

A nivel global muchas fintech no necesariamente están siendo rentables y eso les puede dificultar que puedan acceder a financiamiento en bolsa porque si llegan a cotizar, sus acciones pueden ser duramente castigadas en el precio

comentó en entrevista Jorge Sánchez, director de investigación aplicada de en la Fundación de Estudios Financieros (Fundef)

Sánchez subrayó que las fintech se enfrentan a un escenario adverso en el que los bancos, al igual que las big techs más importantes del mundo, están destinando mayores recursos en el desarrollo de tecnología para ganar participación en este mercado.

Entre otras problemáticas está el tamaño de las bolsas nacionales, pues actualmente entre la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) y la Bolsa Institucional de Valores (BIVA) apenas suman 157 empresas listadas, además de que las emisoras tienen poco volumen de operación, precios bajos y los costos de ingreso son elevados.

La poca participación de inversionistas individuales en el mercado nacional que ha provocado la falta de liquidez en las bolsas de valores de México dio pie a que empresas como Bio Pappel, Lala, Pochteca, Elementia y Fortaleza soliciten la cancelación de sus acciones, mientras que el último debut fue el de Cox Energy en BIVA en julio de 2020.

Ante ello, algunas empresas unicornio de Latinoamérica han optado por listarse en el mercado de Estados Unidos, ya que son bolsas de mayor capitalización, lo que les da prestigio a nivel internacional y más exposición a los inversionistas.

Más unicornios, pero México sigue rezagado

De acuerdo con datos de CBInsights, al tercer trimestre de 2021 habían 206 unicornios en todo el mundo, un crecimiento de 96%, comparado con el mismo periodo del año anterior. Esto significa que México contribuye con apenas 2.4% del total.

“Desafortunadamente son muy pocas, si  lo comparamos con Estados Unidos, Asia, vamos muy rezagados (…) El panorama es complicado porque se necesita capital semilla y sobre todo que sean las autoridades las que marquen la pauta para acrecentar este camino, que tiene que venir acompañado con mayor inversión en la parte de innovación, investigación y en la parte educativa”, enfatizó Sánchez.

Una investigación de Finnovista reveló que en el país operan alrededor de 443 fintech; sin embargo, el grueso de estas empresas todavía no cuentan con el aval de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

No te pierdas: Jesús de la Fuente llega a la CNBV con la misión de atraer inversión en fintech

A principios de año, la CNBV comunicó que contaba con 93 solicitudes de autorización de empresas que querían estar bajo la autorización y amparo de la Ley Fintech, de las cuales 69 estaban en operación y el resto eran empresas nuevas que recientemente habían surgido.

Hasta hoy, 53 plataformas obtuvieron el visto bueno de la autoridad, dentro de las cuales 14 fueron autorizadas definitivamente en el Diario Oficial de la Federación (DOF).

También lee: PTMPRIME y SDMX Digital se suman a la lista de fintech aprobadas por la CNBV

En cuanto al financiamiento, en los primeros nueve meses de 2021 los unicornios recaudaron 31,100 millones de dólares en rondas de financiamiento a nivel global, un incremento anual de 147%, indica el estudio de CBInsights.

Las empresas unicornio latinoamericanas (entre ellas las mexicanas Kavak, Clip, Konfío y Bitso) levantaron 14,800 millones de dólares en nuevas inversiones, debido a que en la región existe un potencial de crecimiento por la falta de inclusión financiera.

Lo que está ocurriendo es que en general en Latinoamérica es que todavía hay un bajo nivel de inclusión financiera, entonces algunos de estos modelos fintech están dirigiendo sus productos al sector no bancarizado, tanto de personas físicas como de pymes con productos muy específicos, hechos a la medida de cierto perfil de mercado

mencionó un experto en fintech que pidió el anonimato

Advertisement