peso reforma eléctrica

31 de diciembre 2021 | 5:00 am

Advertisement

En medio del proceso de recuperación de la economía mexicana, el peso fue beneficiado por la mejora de indicadores y mostró mayor resistencia que el grueso de las divisas emergentes a lo largo del 2021.

En general el peso mexicano tuvo un muy buen desempeño (…) Se debe principalmente a factores de índole económico y otros fundamentales

dijo Marcos Daniel Arias, analista bursátil en Monex

De acuerdo con datos de Bloomberg, el peso acumula una depreciación anual de 2.93% frente al dólar hasta este jueves, lo que ubica a la moneda como la décimo tercera con el mejor desempeño en el periodo.

La divisa nacional se ubica por debajo de la corona noruega, la corona checa, el dólar de Singapur, la rupia india, la rupia indonesia, la libra esterlina, el dólar de Hong Kong, el dólar canadiense, el rublo ruso, el dólar taiwanés, el yuan chino y el shekel de Israel.

Sin embargo, la depreciación del peso es menor ante el dólar si se compara con 18 monedas emergentes de la muestra, incluidas las de países de América Latina como el real brasileño, el peso chileno, el sol peruano, el peso argentino y el peso colombiano.

Remesas, el indicador más fuerte

Entre los indicadores económicos, las remesas son las que muestran más dinamismo a lo largo del año, con tasas de crecimiento récord gracias al trabajo de los connacionales y los estímulos que implementó el gobierno de Estados Unidos a raíz de la emergencia sanitaria.

“Las remesas se han convertido en la principal fuente de entrada de dólares al país, superando a las exportaciones manufactureras y petroleras. Eso alivia de cierta forma las presiones sobre la depreciación del peso”, subrayó Arias.

Puedes leer: Remesas, de ser catalizador del consumo en el año, a la desaceleración en 2022

Tan solo de enero a octubre, la captación de remesas asciende a 42,168 millones de pesos y las proyecciones apuntan que para todo el año superarán los 50,000 millones, que de confirmarse sería un montó histórico.

Jorge Gordillo, director de análisis económico de CI Banco, mencionó que las remesas han amortiguado la depreciación del peso mexicano y compensado la salida de capitales de inversionistas extranjeros, pero su posible desaceleración el próximo año afectará las cotizaciones del tipo de cambio.

Este tipo de fenómenos sin lógica producen preocupación, puesto que en algún momento, si dependes tanto de este rubro, va a disminuir y no tienes otros indicadores o elementos para compensar si sigue saliendo capital de manera negativa por decisiones (políticas) que no le gustan al inversionista

expresó.

Además del crecimiento de las remesas, el peso también fue beneficiado en menor medida por la recuperación de las importaciones en la balanza comercial, el turismo y el repunte de los precios del crudo, según los especialistas.

Peso resiste a políticas de AMLO

Durante el año, el peso tuvo momentos de volatilidad por las políticas del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, como las reformas en materia de energía y la nominación de Victoria Rodríguez Ceja como la nueva gobernadora de Banco de México (Banxico).

Si bien estas decisiones fueron recibidas con escepticismo por el mercado, las presiones sobre la moneda mexicana fueron momentáneas, lo que explica la menor depreciación respecto a las divisas de otras economías del continente.

“El peso está en un 80% influenciado por el exterior. El gobierno mexicano todavía ha logrado mostrar al inversionista extranjero que tiene finanzas públicas estables, que aunque coquetea con tocar a Banxico no lo ha hecho”, dijo Gordillo.

Te puede interesar: De Turquía para México: las lecciones de restar autonomía a los bancos centrales

En países como Chile y Perú se llevaron a cabo elecciones que resultaron en la llegada al poder de políticos de izquierda, situación que arrastró las cotizaciones de sus monedas y el rendimiento de las bolsas de valores.

Mientras que en Brasil, gobernado por la ultraderecha, la inflación se disparó más que en otras regiones, por lo que el banco central de ese país se vio forzado a subir las tasas de interés de manera más rápida.

Fed fortalece al dólar

El dólar no logró alcanzar sus niveles previos a la pandemia este año, pero mostró un alza gracias al crecimiento económico en Estados Unidos y el cambio de tono de la Reserva Federal (Fed) sobre la política monetaria en ese país.

“A lo largo de 2021 la economía de Estados Unidos presentó cifras de recuperación muy fuertes y eso a su vez generó la expectativa de que el apoyo en política monetaria no iba a ser necesario por tanto tiempo”, explicó Arias.

La Fed comenzó el mes pasado con el retiro gradual de compras de bonos e hipotecas que implementó en 2020 para inyectar liquidez a los mercados y ante la recuperación del empleo prevé elevar la tasa de interés antes de lo anticipado, en 2022, para aminorar el impacto de la inflación.

No te pierdas: Díaz de León mantiene más estable al peso que Carstens y Ortíz