8 de junio 2022 | 5:00 am

Advertisement

La Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) tiene en la mira una investigación sobre un posible uso de información privilegiada o insider trading por parte de los accionistas mayoritarios de Aeroméxico, quienes se anticiparon a la Oferta Pública de Adquisición (OPA) que anunció la aerolínea a mediados de diciembre del 2021. 

Hacia el cierre del año pasado, el precio de las acciones de Aeroméxico entró en caída en picada, incluso previo a que se revelaran en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) los detalles de la OPA que terminó afectando a pequeños inversionistas.

Uno de los inversionistas afectados que ha seguido de cerca el tema dijo a EL CEO que entre finales de noviembre y principios de diciembre le tomó por sorpresa la baja tan acelerada sin aparente razón alguna. Días después, Aeroméxico envió un evento relevante a la BMV en el que informó sobre una dilución de accionistas.

De repente veías volúmenes de operación de la casa de bolsa donde se sabe que están los contratos de los principales ejecutivos y accionistas de Aeroméxico. Estaban vendiendo antes de que se dieran las noticias y son los primeros que sabían en qué iba a quedar el arreglo. Eso quiere decir que había gente que ya sabía de la OPA y empezó a tomar ventaja

comentó la fuente que pidió el anonimato.

El posible uso de información privilegiada o insider trading por parte de los entonces accionistas mayoritarios de Aeroméxico ya es investigado por la CNBV, dijo a este medio un funcionario de alto rango del regulador. Sin embargo, la autoridad todavía no cuenta con la información suficiente para hacerla pública.

Una vez que concluyó la OPA en marzo de este año como parte del proceso de reestructura bajo el Capítulo 11 de la Ley de Quiebras en Estados Unidos entraron en circulación nuevas acciones de Aeroméxico y el capital flotante (float) se redujo a 136.4 millones de títulos.

A través de redes sociales, algunos inversionistas individuales externaron que el 18 de marzo desaparecieron las acciones que tenían de la aerolínea y muchos de ellos no sabían la razón, según pudo constatar EL CEO en ese momento.

Quienes vendieron antes de esa fecha recibieron únicamente un centavo por cada papel en posesión —precio establecido en la OPA— pero los que no salieron a tiempo recibirían el pago de un remanente a un factor de 0.00074 pesos por cada acción, estableció la propia empresa.

También lee:  Acciones  de Aeroméxico pasan de valer centavos a 300 pesos, ¿qué significa para los inversionistas?

GBM, detrás de los movimientos inusuales

Grupo Bursátil Méxicano (GBM) fue la casa de bolsa que operó más del 80% de las ventas masivas de acciones de Aeroméxico desde finales de noviembre hasta el anuncio de la OPA el 16 de diciembre. Algunos de los principales accionistas de la aerolínea tienen fondos de inversión en GBM, además de que la usan como family office.

En esos dos meses, Aeroméxico perdió 47% de su valor de mercado, al pasar de 5.26 a 2.78 pesos. La caída se profundizó en los meses siguientes, ya en 2022, y apenas en marzo, antes de concluir el proceso de reestructura las acciones tocaron un mínimo histórico de menos de 50 centavos.

De acuerdo con datos de Bloomberg, del 23 de noviembre al 12 de diciembre de 2021, por ejemplo, se vendieron un total de 18.45 millones de acciones de la empresa por un valor de venta de 86 millones de pesos entre todas las casas de bolsa. Del total, 14.4 millones de acciones fueron operadas a través de GBM.

Al sumar el volumen total de ventas en GBM entre noviembre y diciembre, de 84.4 millones de acciones, el número es más de cuatro veces superior a lo operado en la plataforma durante los cuatro meses previos, que en conjunto sumó 17.3 millones de títulos.

Entre enero y marzo, ya con el aviso publicado en la BMV, la venta de acciones se continuó intensificando. En ese lapso en las casas de bolsa se vendieron 272.4 millones de acciones de Aeroméxico, de las cuales 91.2 fueron operadas en GBM, el equivalente al 33.5%.

Para la fuente consultada, quien era accionista de Aeroméxico y que también forma parte de los consejos de administración de otras empresas, los movimientos presumen que los accionistas con conocimiento de la OPA se anticiparon al proceso para vender, lo que terminó por tirar el precio y afectar a inversionistas más pequeños.

GBM, además de ser la casa de bolsa que más operó, en ese momento era el segundo mayor accionista de la compañía. Al martes de esta semana, GBM apenas contaba con siete acciones de Aeroméxico en posesión, según datos de MarketScreener.

Te puede interesar: Fuga de talento y retrasos, las constantes de la CNBV en el gobierno de AMLO

¿Transparencia en la información?

De cualquier forma, los inversionistas pequeños con acciones de Aeroméxico salieron de la empresa con pérdidas. La publicación de información por parte de la empresa genera opiniones divididas entre los participantes del mercado.

Por un lado están los inversionistas retail que no supieron lo que sucedió con su participación o los que sabían de la OPA y de todas maneras tuvieron minusvalías. Sin embargo, un analista que sigue a la empresa de cerca y que pidió no ser citado directamente mencionó que la información era pública, incluso antes de su envío a la BMV.

Los inversionistas saben que, desde el momento que una empresa entra en concurso mercantil o Capítulo 11, es altamente probable que se les vaya a pagar a los acreedores con acciones. Y para poder pagar con acciones, les tienes que quitar a los accionistas

explicó.

Desde que Aeroméxico se acogió al Capítulo 11 en Estados Unidos ha enviado más de 80 eventos relevantes a la BMV con detalles del proceso, así como miles de páginas de documentos a la Corte del Distrito Sur de Nueva York, aunque son de difícil acceso.

El afectado, por su parte, considera que la CNBV debe investigar a fondo quiénes estuvieron detrás de los movimientos inusuales en la bolsa y que tiraron el precio de las acciones.

Mientras Aeroméxico trata de recuperarse del golpe que asestó la pandemia de COVID-19 a sus negocios, la compañía aún no se recupera del impacto bursátil. Tan solo en lo que va de 2022, los títulos acumulan una caída de 99%, con lo que es la emisora con el peor desempeño en el periodo.

Continúa leyendo: Aeroméxico no mudará rutas ni operaciones del AICM al AIFA