fbpx

10 de mayo 2019 | 11:18 am

(Actualizada a las 15:06 horas)

Llegó el día más esperado del año en Wall Street: el debut de Uber. Después de años de especulación, la empresa de transporte privado finalmente se sumó al mercado de valores, pero el problema es que su estreno fue un fracaso.

Las acciones de la empresa cayeron 7.62% a 41.57 dólares por título al cierre de este viernes, por debajo de los 45 establecidos la víspera.

Con un precio de apertura de 42 dólares, la acción llegó a caer hasta 8% en sus primeras operaciones y el valor de mercado de la firma bajó a 69,000 millones de dólares.

Uber planeaba vender 207 millones de acciones y recaudar 8,100 millones de dólares.

La compañía dejó 3% de acciones disponibles para que conductores de la plataforma las compren a precio de la Oferta Pública Inicial, además de que PayPal comprará 500 millones de dólares en acciones en una colocación privada tras el cierre.

Mal augurio

Si bien Uber fue un debut muy esperado, su salida a bolsa se da en la peor semana que han tenido los mercados en lo que va del año dado el conflicto comercial entre Estados Unidos y China.

Lyft, rival de Uber en Estados Unidos que debutó a finales de marzo, ha perdido 27% desde su estreno. Ambas empresas aún no son rentables.

Hasta ahora solo dos ofertas públicas iniciales han sido más grandes. Alibaba en 2014 y Facebook en 2012 (cuya salida terminó más bien en tragedia).

“Queremos inversores que apuesten a largo plazo”: CEO

“Estoy muy emocionado”, dijo a la AFP el director ejecutivo de Uber, Dara Khosrowshahi, vestido con trajo oscuro y camisa blanca, a su llegada a Wall Street este viernes para sonar la campana en la apertura de la Bolsa.

En una entrevista para el canal financiero CNBC, el ejecutivo explicó que el precio de 45 dólares para la acción reflejaba “un entorno incierto” y anticipó una posible caída del título.

Hemos considerado que ese precio reflejaba el entorno económico y ese entorno económico es incierto actualmente. Queremos inversores que apuesten a largo plazo,

declaró Khosrowshahi.

“El precio bajo elegido por Uber es inteligente y prudente” y muestra “claramente que ha aprendido de su ‘pequeño hermano’ Lyft”, afirmó Daniel Yves, analista de Wedbush Securities.

Dudas

Los círculos financieros dudan de la rentabilidad de plataformas como Uber que registran pérdidas cuantiosas y multiplican las promociones para atraer y conservar a los clientes.

Tras años de crecimiento rápido, empañado por escándalos que ensombrecieron su imagen, la llegada a Wall Street de Uber, el líder de su sector y una empresa conocida en numerosos países, suscita mucho interés entre los círculos financieros.

Esa operación será un momento clave para Uber y Khosrowshahi, nombrado para mejorar la reputación del grupo y permitirle lograr beneficios, en un sector cada vez más competitivo y con márgenes inciertos debido a las numerosas promociones para lograr clientes y a las concesiones hechas a los conductores.

En documentos bursátiles publicados recientemente, Uber anticipó ingresos de unos 3,000 millones de dólares y pérdidas cercanas a los 1,000 millones de dólares en el primer trimestre de 2019.

Para ser rentable la compañía se diversifica lanzando servicios de entrega de comidas a domicilio, patinetas, bicicletas… Su nuevo objetivo es convertirse en el Amazon del transporte.

Pero su actividad afronta varios elementos de incertidumbre: la competencia, las amenazas legales y normativas y los conductores, que estuvieron en huelga y se manifestaron en varias ciudades estadounidenses el miércoles, alegando que la entrada en bolsa de Uber iba a enriquecer a los accionistas, sin que ellos recibieran un sólo centavo.

Queremos mejorar la situación de nuestros conductores,

declaró Khosrowshahi este viernes a la AFP, sin anunciar ninguna medida concreta.