desliste empresas bmv

25 de mayo 2021 | 5:00 am

La Bolsa Mexicana de Valores (BMV) enfrenta la salida de emisoras en un contexto económico y político complicado para las industrias. IEnova, Santander y Lala optaron por realizar Ofertas Públicas de Adquisición (OPAs) con el objetivo de deslistarse de la Bolsa, en tanto que no se vislumbran nuevas Ofertas Públicas Iniciales (OPIs).

Los movimientos de salida responden a que las empresas no ven reflejado en el precio de sus acciones el valor generado a través de su flujo operativo (EBITDA, por sus siglas en inglés) y de sus utilidades.

A empresas las mueven situaciones distintas. El mercado mexicano es poco profundo y muchas veces los accionistas de control ven valuaciones bajas y están dispuestos a salirse, pues consideran que no ha rendido los frutos esperados

dijo Alejandra Marcos, directora de análisis en Intercam Banco.

Por su parte, Brian Rodríguez, analista financiero en Monex, comentó que las emisoras tienen estrictas medidas regulatorias para permanecer en la BMV, lo que las hace pensar dos veces en manterse como una empresa pública.

Son empresas que ya no quieren estar bajo el escrutinio de los accionistas minoritarios, de los inversionistas, y que encuentran valuaciones atractivas

dijo Rodríguez.

Las salidas inminentes de las firmas contrastan con la sequía de OPIs en la BMV, que acumula tres años y medio, desde que debutó Grupo Transportes México en noviembre de 2017. El último movimiento fue cuando Controladora Nemak ingresó a Bolsa después de su escisión del conglomerado Alfa, sin pasar por una oferta pública, en diciembre del año pasado.

Al centro bursátil mexicano solo han ingresado acciones mediante el Sistema Internacional de Cotizaciones (SIC) y a través del mecanismo de listado directo, como fue el caso de la controladora de centros comerciales Acosta Verde en septiembre pasado.

OMA también autoriza OPA

Grupo Aroportuario Centro Norte (OMA) es la más reciente compañía que autorizó a Aerodrome Infraestructure –afiliada a Fintech Holdings– realizara una OPA por hasta 97.5 millones de acciones de serie B para elevar su participación dentro del grupo. Si bien el movimiento no significa que la controladora de aeropuertos pretenda salir de Bolsa en el corto plazo, abre la puerta a que lo realice después.

El movimiento respondió a que Fintech Holdings, propiedad del empresario David Martínez, planea quedarse con cerca del 40% de la participación de OMA.

LA OPA autorizada por OMA hará que baje su bursatilidad y abre la puerta a que en lo subsecuente se desliste de la Bolsa Mexicana, pero sin una fecha en concreto para que lo realice. No se espera que sea pronto

comentó Julián Fernández, analista en Bursamétrica.

La oferta pública simultánea en México y Estados Unidos es para las acciones serie B de OMA, donde la compañía venderá cada título a 137 pesos. El grupo cuenta con 344 millones de acciones en circulación, según datos de la Bolsa.

“Al día de hoy, el 85.3% de las acciones serie B están en manos del gran público inversionistas, por lo que una vez finalizada la oferta, el ‘float’ de la empresa será de poco menos el 60%”, detalla un reporte de Intercam.

El precio de las acciones de la emisora se ha más que quintuplicado desde su debut en 2006, pues se cotizaban en 25.49 pesos por papel el 30 de noviembre de ese año, frente a los 128.12 pesos que registró al cierre de la operación del día de ayer.

Lala dice adiós

Dos días antes que OMA, Lala dio a conocer que haría una OPA para quedarse con el 25% del capital social en circulación con la intención de salir de la BMV.

La decisión responde a que la empresa no está bien valuada. Llegó a un máximo de 46 pesos en 2016 y desde entonces ha tenido un retroceso y con la pandemia, al igual que otras empresas, llegó a niveles mínimos y ahora tiene un descuento

dijo Marisol Huerta, analista de consumo en Banco Ve Por Más.

Agregó que a pesar de que la empresa ha hecho movimientos favorables como su expansión en Brasil con la compra de Vigor, en Estados Unidos, la salida de mercados poco rentables como Costa Rica o la diversificación de productos en su portafolio, el precio de sus acciones se mantiene bajo.

El precio de sus títulos tiene un descuento de 43.7%, pues salió al mercado de capitales en 2013 con un precio de 29.31 pesos y cerró la sesión del 24 de mayo en 16.5 pesos.

El grupo de accionistas mayoritarios de la empresa, agrupados en el Fideicomiso número 410541-7, será el que lance la oferta pública voluntaria de adquisición por hasta la totalidad de las acciones representativas del capital social en manos del público inversionista.

Santander y IEnova también se van

Santander anunció a finales de marzo que su matriz española haría una OPA por todas las acciones de su filial mexicana que aún no eran de su propiedad, con el objetivo de cancelar su listado de la BMV.

De este modo, luego de menos de una década en Bolsa se despediría. De acuerdo a los analistas consultados, el movimiento también responde a el bajo precio de su acción.

Los papeles de la institución bancaria tienen una caída en su precio de 23.3%, y cerraron la jornada de ayer en los 23.27 pesos, frente a los 30.35 pesos que tenía el día de su entrada a Bolsa el 30 de octubre de 2015.

En tanto, Sempra Energy anunció en diciembre pasado una OPA para hacerse del resto de las acciones de su filial mexicana IEnova, que corresponden a casi el 30%, en una transacción valuada en 6,130 millones de dólares. De esta manera, IEnova saldría de la Bolsa, pero entraría en su lugar Sempra, de acuerdo a la información dada a conocer por la empresa.

“IEnova se piensa deslistar, pero Sempra tiene la intención de tomar su lugar pues se tiene programada su entrada el 28 de mayor. Es un canje”, comentó Rodríguez.

El precio de las acciones de IEnova cerró su cotización del 24 de mayo en 85.01 pesos por papel, lo que significa un avance de casi 120% con respecto a su precio de salida en 2013 por 38.66 pesos.

A pesar de que México ya cuenta con dos Bolsas en operación –BMV y BIVA–, el panorama aún luce retador para que nuevas empresas entren al mercado de cotizaciones mediante una OPI y, al contrario, se esperan más salidas.