3 de mayo 2022 | 5:00 am

Nota del Editor: el contenido de este texto no representa una recomendación por parte de EL CEO. 

El multimillonario Elon Musk ha fundado empresas de diferentes industrias que abarcan desde la automotriz hasta el desarrollo de nanobiotecnología, y aunque algunas de estas no cotizan en bolsa, existen vías alternas para invertir en ellas.

Musk, quien recientemente llegó a un acuerdo para comprar Twitter, también es dueño de Tesla, SpaceX, Neuralink y The Boring Company, entre otras firmas que han atraído el interés de inversionistas de capital de riesgo (venture capital).

También lee: ¿Qué es una OPA? El método que usó Elon Musk para comprar Twitter

El empresario de origen sudafricano ha optado por mantener a casi todas sus empresas fuera del mercado de valores, por lo que no se pueden comprar o vender acciones, al menos de forma directa.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de EL CEO (@elceo__)

Alphabet y BoFA, las vías para invertir en SpaceX y Neuralink

SpaceX, la empresa de transporte aeroespacial que Musk fundó en 2002, y que se convirtió en el segundo unicornio más valioso del mundo, tiene entre sus principales inversionistas a Alphabet —matriz de Google— y Bank of America (BoFA).

Así, es posible invertir de manera indirecta en SpaceX al tener acciones de cualquiera de estas dos compañías y obtener ganancias con los rendimientos que dan.

La participación de Alphabet en SpaceX se estima en alrededor de 10%, después de haber invertido junto con otras firmas de venture capital casi 1,400 millones de dólares en dos rondas de inversión en 2015 y 2021, mientras que BoFa inyectó 250 millones en 2018.

En julio de 2021, Alphabet también participó en una ronda de financiamiento de 205 millones de dólares de Neuralink, compañía especializada en el desarrollo de interfaces cerebro-computadora implantables.

 

No te pierdas: Alphabet, matriz de Google, registra una caída en sus ganancias en el 1T22

¿Y Starlink y SolarCity?

Para tener una participación en Starlink, desarrollador de satélites, basta con invertir indirectamente en SpaceX debido a que es una división de esta empresa. En el caso SolarCity, la subsidiaria de Tesla que provee servicios de energía, es necesario invertir en la automotriz para tener exposición.

The Boring Company, compañía de excavación e infraestructuras; Halcyon Molecular (de medicina) y OpenAI (de investigación de inteligencia artificial) son otras de las empresas privadas de Musk.

Una persona puede obtener acciones privadas de estas compañías de forma directa, un proceso que no es fácil y tampoco barato, además de que es más complicado si no es ciudadano estadounidense.

Requisitos para invertir

Para empezar, un inversionista debe estar acreditado para ser legalmente elegible para comprar acciones privadas. Según la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés), eso significa tener:

  • Un valor neto de más de 1 millón de dólares (excluyendo residencia)
  • Ingresos de 200,000 por año (o 300,000 con un cónyuge)
  • Licencia de valores válida

Las acciones en empresas privadas generalmente están en manos de personas con información privilegiada, inversionistas ángeles, empresas de capital de riesgo, fondos de capital privado y otras corporaciones, por lo que es necesario acudir con un intermediario para comprar una participación, en caso de que esté a la venta.

Tesla y Twitter, las que sí cotizan en bolsa

Tesla es la joya de la corona de Musk, pues desde que la compañía debutó en Wall Street en 2010 se ha convertido en una de las opciones favoritas de los inversionistas y su valor de mercado asciende a más de 900,000 millones de dólares en la actualidad, de acuerdo con estimaciones de Bloomberg.

Para invertir en Tesla basta con abrir una cuenta con algún broker, es decir una entidad o empresa financiera que ejecuta órdenes de compra y venta de acciones, y que cobra comisiones por este servicio.

Cualquier persona puede comprar de forma directa acciones de Tesla, o bien, a través de un Fondo Cotizado en Bolsa (ETF, por sus siglas en inglés) con exposición a la empresa, como el ARK Innovation y ARK Autonomous Technology & Robotics, de Cathie Wood, o el First Trust NASDAQ Global Auto Index Fund, todos enfocados en tecnología.

Si bien el plan de Musk es sacar a Twitter de la bolsa, las acciones de la red social aún se pueden adquirir hasta que se cierre la transacción. Al igual que con Tesla, se puede tener una participación operando desde una plataforma de trading.

Algunos de los ETF para tener exposición en Twitter son el Communication Services Select Sector SPDR Fund y el Invesco Dynamic Media ETF.

En estas dos empresas, los inversionistas obtienen ganancias de dos formas: si el precio de las acciones sube y venden en el momento adecuado, o mediante el pago de dividendos, que se refiere a la distribución de la utilidad de una corporación a sus accionistas.

Te puede interesar: ¿Qué consecuencias tendría sacar de la bolsa a Twitter?

¿Por qué Musk no quiere ir a Bolsa?

Elon Musk ha dicho que aunque una Oferta Pública Inicial (OPI), es decir la emisión de acciones en el mercado de valores puede recaudar una cantidad sustancial de capital, también implica un alto costo.

Musk es una figura mediática y si hace públicas a esas empresas, será más complicado hacerlas crecer debido al escrutinio de la SEC

dijo Cipactli Jiménez, inversionista privado.

Como empresa pública, los ojos de accionistas, inversionistas en corto y reguladores están puestos sobre la gestión, además de que se diluye la participación del fundador. 

Aun así, Musk no descarta la idea de que algunas de sus empresas puedan listar sus acciones en el mercado de valores, una vez que se vuelvan rentables.

Continúa leyendo: Warren Buffett se burla de Wall Street y revela sus grandes inversiones