23 de mayo 2022 | 5:00 am

Advertisement

Grupo Mega, una Sociedad Financiera de Objeto Múltiple (Sofom), advirtió que el sector se topa con pared para acceder a fondeo internacional y local, en medio de los procesos de reestructura que atraviesan Crédito Real y AlphaCredit.

El levantamiento de nuevo capital de las sofomes y otras instituciones financieras no bancarias ha sido afectado por la desconfianza de inversionistas, a pesar de que las autoridades descartaron en su momento un ‘efecto de cascada’ en la industria por estos dos casos.

Definitivamente todo esto trajo un ambiente de incertidumbre. Para la industria se ha cerrado no solamente el mercado internacional, el nacional también. No es fácil porque hay desconfianza en empresas de nuestro sector por cómo se han manejado

dijo en entrevista Guillermo Romo, presidente del consejo de administración de Mega.

También lee: Crédito Real y AlphaCredit ‘contagian’ a Unifin

Mega opera como una “Entidad Regulada”, por lo que está sujeta a una vigilancia más apegada por parte de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) que las sofomes “No Reguladas”, un aspecto que de acuerdo con el directivo les ha permitido seguir obteniendo recursos.

A su consideración, ante la turbulencia que viven las sofomes, los inversionistas depositarán su confianza en las instituciones que están sujetas a niveles de supervisión más altos de las autoridades como una revisión más profunda de instrumentos de cobertura, reportes de estados financieros y auditorías.

La sofom, sin embargo, no ha estado exenta de cuestionamientos por parte de sus accionistas sobre el momento que vive la industria, reveló Romo, aunque asegura que están tranquilos y mantiene comunicación constante con ellos.

Te puede interesar: Sofomes buscan dar seguridad a inversionistas a través de este cambio

No preocupan próximos vencimientos

Mega tiene vencimientos de deuda por un total de 13,575 millones de pesos entre 2022 a 2026 de líneas de crédito con la banca de desarrollo, la banca comercial, fondos de inversión, certificados bursátiles y un bono internacional colocado en 2020, según su reporte del primer trimestre de 2022.

Una de las preocupaciones de los inversionistas y analistas de la industria es que las sofomes no tengan la capacidad de refinanciar su deuda. Ante ello, Mega asegura que su cartera es sólida y le permitirá hacer frente a estos vencimientos. 

Entre enero y marzo, la cartera de crédito de Mega creció 24.8% anual a 14,755 millones de pesos, y su índice de morosidad se ubicó en 2%.

La propia generación de flujo y de cobranza amortiza los pagos que se tienen de deuda. No preocupa el tema de los vencimientos en el corto y en el mediano plazo

mencionó Romo.

Únicamente, el 9.8% de la deuda de la compañía vence en los próximos nueve meses; 12.7% en el 2023; 9.5% en el 2024; 66.2% hasta el 2025, y el 1.8% restante en el 2026.

Crédito Real, en tanto, no presentó sus resultados del primer trimestre tras incumplir en febrero con el pago de un bono por 170 millones de francos suizos y al cuarto trimestre de 2021 su deuda total ascendía a  55,995.6 millones de pesos. La sofom aún está en negociaciones con sus acreedores para cumplir con los pagos.

AlphaCredit, que recientemente entró a concurso mercantil, tenía deudas por 9,542 millones de pesos, con 8,991 ya vencidos, hasta julio del año pasado, mes en el que dio a conocer inconsistencias en sus estados financieros de 2018 y 2019.

ASG, clave para obtener fondos

Mega, dedicada al financiamiento de activos productivos (arrendamiento, capital de trabajo y factoraje) para pequeñas y medianas empresas (pymes), colocó la semana pasada un bono sustentable por 3,000 millones de pesos en la Bolsa Institucional de Valores (BIVA).

Romo considera que en la actualidad los inversionistas están dando prioridad a empresas que cumplan con criterios ambientales, sociales y de gobierno corporativo (ASG). Por esta razón, Mega salió de la Bolsa Mexicana de Valores  (BMV) en 2019 y se cambió a BIVA.

El que no cumpla con estos criterios no tendrá acceso al fondeo porque se están buscando que las inversiones tengan un beneficio social. BIVA es una bolsa muy moderna, fresca, ágil, que nos gustó, y decidimos cambiarnos

explicó.

Además, la empresa no descarta participar como dispensador en el programa de créditos a mipymes que el gobierno federal anunció en marzo, pues tiene líneas importantes con Bancomext, Fira y Nafin.

Advertisement