BMV

31 de diciembre 2021 | 5:17 pm

Advertisement

El Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) registró su mejor cierre anual en los últimos 12 años.

El IPC cerró el año con un avance de 20.9%, el más grande desde el repunte de 43.5% que consiguió en 2009, en el contexto de la crisis financiera.

Además, la BMV cerró la sesión en 53,272.44 puntos, su segundo mejor nivel tras el máximo histórico de 53,304.74 puntos del pasado 31 de agosto. Esta semana, la bolsa anotó un máximo histórico intradía de 53,630.53 unidades.

Las principales ganadoras de la última sesión del año fueron: Elektra; con alza de 4.89%; Grupo Carso, con una aceleración de 3.53% y PINFRA una apreciación de 2.21%.

Por otro lado, las que mayor pérdida registraron fueron: Banco del Bajío, con 1.75%; Bolsa Mexicana de Valores con una caída de 1.55% y Alfa, con una disminución de 1.44%.

Wall Street cierra en rojo pero con grandes avances anuales

Respecto a las bolsas de Estados Unidos, el S&P 500 cayó 0.26% a 4,766.18 unidades; el Promedio industrial Dow Jones se depreció 0.16%, a 36,338.30 unidades; mientras que el Nasdaq Composite se depreció 0.61%, a 15,645.0 unidades.

De acuerdo con información de Bloomberg, las acciones estadounidenses terminaron el año con un repunte que pocos pronosticaron al inicio del 2021, incluso después de una caída al final del último día de negociación.

El S&P 500 y el Nasdaq 100 tuvieron una sesión entrecortada con volúmenes reducidos, pero ese desempeño sigue a un año excepcional para las acciones, con el S&P 500 y el Nasdaq 100 subiendo alrededor de 27%, superando incluso las perspectivas más optimistas a principios de año.

El índice de referencia S&P 500 cerró el año en 4,766, menos de 30 puntos por debajo de su 70 ° cierre récord alcanzado a mediados de semana. Eso todavía está muy lejos de los niveles pronosticados por los analistas en una encuesta de enero, donde la proyección máxima fue de 4,400 y el promedio de 22 estimaciones fue de 4,074.

La negociación durante el día fue ligera, ya que los inversores trazaron una línea en un año sólido para las acciones mundiales a medida que las economías se recuperaron de la pandemia. 

Por su parte, los inversionistas de bonos están sufriendo pérdidas a medida que muchos bancos centrales se mueven hacia ajustes monetarios más estrictos para combatir la inflación. La forma en que el coronavirus y esos cambios de política dan forma a la reapertura económica es clave para las perspectivas.

“Si hay algo que hemos aprendido este año, es que la economía de Estados Unidos ha demostrado ser resistente frente a los desafíos relacionados con la pandemia”, dijo Brett Ryan, economista senior de Estados Unidos en Deutsche Bank. 

“Si bien la incertidumbre por ómicron y fiscal presenta riesgos, la economía aún se expandiría a un ritmo muy por encima de la tendencia, incluso si estos riesgos se materializan”, añadió.

Asimismo, los comerciantes continúan monitoreando a los promotores inmobiliarios en apuros de China. Una empresa estatal china tomará una participación de 29% en China South City Holdings, en la última señal de que las autoridades están aumentando el apoyo a las firmas inmobiliarias en crisis.

El centro de atención también estuvo en las conversaciones telefónicas entre el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y el presidente de Rusia, Vladimir Putin. El Kremlin dijo que Putin estaba satisfecho con el resultado de las discusiones. Estados Unidos y sus aliados han dado la alarma por una posible invasión rusa de Ucrania.