Petróleo

28 de marzo 2021 | 5:00 am

Por Ellen R. Wald, Ph.D.

Los precios del petróleo se han mantenido firmemente por encima del rango de 55 dólares por barril (tanto el Brent como el WTI) desde principios de febrero, y los traders deberían preguntarse por qué no observamos un aumento de la producción del sector petrolero estadounidense.

De hecho, ambos índices de referencia del crudo parecen estar a salvo dentro del rango de 60 dólares ahora mismo, superando el Brent recientemente los 70 dólares por un momento, mientras que el WTI ronda niveles algo inferiores.

En los últimos años, este nivel de precios del petróleo habría llevado a más producción por parte de Estados Unidos, particularmente de los yacimientos de petróleo de esquisto, así que ¿por qué no estamos viendo eso en este momento?

Según la Administración de Información Energética, la producción de petróleo de Estados Unidos es de alrededor de 10.9 millones de barriles al día y lleva así algún tiempo. La producción ha aumentado desde que se situó en 9.7 millones de barriles al día en agosto pasado, pero sigue por debajo de la producción media de 13.1 millones de barriles al día que observamos en el mismo momento del año pasado.

El total de yacimientos petroleros activos en Estados Unidos aumentó en 9 la semana pasada, y básicamente se ha mantenido en el rango de 300-318 desde enero. Incluso con los aumentos de la productividad, es probable que los productores de petróleo de esquisto necesiten aumentar la tasa de pozos de perforación solo para mantener la producción estable.

Pero sobre la base de la experiencia reciente, podríamos esperar que las compañías de petróleo esquisto aumenten la perforación y la producción llegado este punto de precio del crudo. Sin embargo, muchas empresas de petróleo de esquisto parecen no tener planes de expandirse este año. La encuesta energética del primer trimestre del Banco de la Reserva Federal de Dallas proporciona información sobre las actuales estrategias de las compañías de petróleo de esquisto.

Los datos de la encuesta se recopilaron del 10 al 18 de marzo y 155 empresas energéticas participaron, incluidas 104 empresas de exploración y producción y 51 empresas de servicios de yacimientos petrolíferos.

Según los encuestados, el precio promedio necesario para cubrir los gastos operativos oscila actualmente entre 17 y 34 dólares por barril (dependiendo de la región). Las empresas informaron de que necesitaban alcanzar un precio promedio de 52 dólares por barril para perforar rentablemente un nuevo pozo. De las firmas, 80% podría perforar rentablemente nuevos pozos a los precios al contado del 19 de marzo (61 dólares por barril) del WTI o por debajo de ese nivel. Por lo tanto, podría pensarse que los actuales precios más elevados incentivarían un aumento de la producción.

Pero la encuesta también reveló algunas noticias sorprendentes. El número de empresas que planean aumentar sus operaciones este año no es alto, a pesar de los elevados precios del petróleo. El 53% de los ejecutivos afirmó que no planea contratar nuevos empleados en 2021. El 34% espera aumentar su número de empleados sólo ligeramente en 2021.

En tiempos prepandémicos, los productores de petróleo estadounidenses se habrían apresurado a aumentar la producción y aprovechar cualquier ganancia que se pudiera obtener. Pero ahora, las empresas dudan.

Estas son algunas de las razones por las que los productores podrían no aumentar la producción:

1. Consolidación de la industria: Cuando los precios del petróleo se desplomaron el año pasado, muchos productores más pequeños y menos rentables se declararon en bancarrota o vendieron sus activos a grandes productores.

La industria ha pasado por varios periodos de consolidación en los últimos años, pero la primavera pasada supuso el final de varias empresas más pequeñas y débiles. Las empresas restantes son más grandes, mejor capitalizadas y no tienen razones para apresurarse a volver a poner en marcha la producción. No les preocupa la competencia de las empresas más pequeñas, no necesitan los ingresos de inmediato y prefieren esperar a ver qué pasa.

2. Dificultades de financiación: Incluso si los productores pueden permitirse perforar pozos de manera rentable a los precios actuales, es probable que sigan recurriendo a la financiación para hacerlo. Los bancos podrían ser reacios a prestar dinero a los productores de petróleo para perforar nuevos pozos por una serie de razones, incluyendo la nueva administración de la Casa Blanca.

Los bancos son cautelosos debido a la confianza en torno a las políticas aparentemente antipetróleo del equipo de Biden y los temores de que Arabia Saudita podría decidir desbaratar de nuevo el mercado petrolero como lo hizo la primavera pasada.

3. Pronóstico pesimista: Según la encuesta de la Fed de Dallas, la mayoría de las empresas tienen una visión bastante pesimista de los precios del petróleo. De los encuestados, 56% cree que el precio del WTI se sitúe entre 50 y 62 dólares a finales de diciembre de 2021. El 25% espera que el WTI se mantenga en un rango de entre 62 y 68 dólares para entonces.

La mayoría de las empresas cree que los precios del crudo serán más bajos que cuando se realizó la encuesta a mediados de marzo. Las empresas dudan si ampliar sus operaciones de perforación si esperan que el WTI baje en vez de subir.

4. Reglamento federal: La moratoria de la administración Biden sobre los nuevos arrendamientos de petróleo y gas en tierras federales no es un factor significativo para la producción en este momento (porque no afecta a los pozos existentes), está claro que a las empresas ya les preocupa la capacidad de expandirse en el futuro.

El 58% de los ejecutivos afirma que les preocupa que “el aumento de la regulación federal haga que su negocio no sea rentable”. Estas preocupaciones se reflejan en las declaraciones que ofrecieron muchos ejecutivos. Con una perspectiva tan pesimista, no es de extrañar que las empresas sean reacias a realizar grandes desembolsos de efectivo ahora mismo. Eso mantiene el recuento de yacimientos en niveles muy bajos y significa que el aumento de la producción está en pausa, en el mejor de los casos, a menos que la confianza cambie.

Este texto apareció por primera vez en Investing.com