Efectivo y deuda

11 de agosto 2020 | 5:00 am

El impacto económico que ha provocado la pandemia de COVID-19 obligó a las empresas que cotizan en bolsa a aumentar sus niveles de efectivo, aunque la deuda a corto plazo también incrementó, en el segundo trimestre del año.

De finales de marzo a junio de este año, 26 emisoras del S&P/BMV IPC, el principal índice de la Bolsa Mexicana de Valores, aumentaron en conjunto 3.88% su efectivo disponible, es decir, en 27,707 millones de pesos a un total 742,481 millones de pesos.

Acciones de bancos del IPC, las más castigadas

El aumento de efectivo era previsible debido a que muchas emisoras solicitaron líneas de crédito para enfrentar sus necesidades de liquidez en el corto plazo. Desde el punto de vista contable, se eleva tanto la caja como la deuda de corto plazo

dijo Fernando Bolaños, director de valuación de portafolios de Responsible Research.

No obstante, el incremento del efectivo, en la mayoría de los casos, pudo responder a un alza de la deuda de corto plazo, la cual aumentó en 5.43% a 387,010 millones de pesos, del cierre del primer trimestre al segundo trimestre del año.

La crisis provocada por el COVID-19 y las medidas que se han implementado para desacelerar el ritmo de contagios llevó a que, en el segundo trimestre del año la economía mexicana se desplomara 17.3% frente al trimestre anterior.

Para todo 2020, la mediana de analistas que participa en diversas encuestas, espera una contracción de por lo menos 8%, aunque hay pronósticos de incluso una caída de hasta 12%.

Las empresas están más líquidas y, muy probablemente, necesitan mayor financiamiento para su capital de trabajo. Al caer sus ingresos y aumentar gastos, requieren mayor flujo de efectivo para enfrentar sus compromisos y seguir operando. Me parece algo natural. Sin embargo, habría que ver cada caso por separado

comentó Verónica Uribe, analista independiente.

Contrastes en efectivo

De la muestra de 26 emisoras, 21 de ellas podrían hacer frente a sus compromisos financieros de corto de plazo, tan solo con el efectivo que tienen disponible.

Femsa y Grupo México destacan por su cantidad de efectivo. En el caso de Femsa tiene en efectivo 140,240 millones de pesos. Si decidiera pagar sus compromisos de corto plazo, le quedarían disponibles 93,706 millones de pesos.

Femsa está integrada, principalmente, por cuatro áreas de negocio: Proximidad (Oxxo), Salud (farmacias), Combustibles (Oxxo Gas) y Coca-Cola Femsa, la principal embotelladora independiente de Coca-Cola en el mundo.

Grupo México, una de las mineras de cobre más grandes del mundo, tenía 58,552 millones de pesos en efectivo al cierre de junio, y si liquidara su deuda de corto plazo le sobrarían 52,835 millones de pesos.

No todas las emisoras cuentan con la misma suerte. América Móvil, IEnova, Alsea y Genomma Lab, desde el primer trimestre del año, no tendrían el efectivo necesario para hacerle frente a sus obligaciones de corto plazo. Y en el segundo trimestre se les sumó Liverpool.

No me sorprende el caso de Liverpool. Si bien el cierre de tiendas, oficialmente, se dio hasta finales de marzo, desde mediados de ese mes comenzó a observarse menor flujo de gente. En todo el segundo trimestre se vio el impacto real de la pandemia en sus resultados financieros

dijo Uribe.

En el caso de IEnova, la emisora comentó que el crédito revolvente, con vencimiento legal en 2024, se registra como deuda de corto plazo en su balance.

Al efectivo que tienen las empresas hay que considerar el efectivo que pueden generar en los próximos 12 meses, así como las fuentes de nuevos financiamientos. En el caso de que no fuera muy elevada la generación de efectivo y la empresa tuviera problemas con sus fuentes de financiamiento, podría haber un potencial problema

comentó Bolaños.

Al cierre del segundo trimestre, las 26 emisoras tenían una deuda total de 2.9 billones de pesos, 2.8% menos que el trimestre previo.