Jens Spahn, Friedrich Merz y Annegret Kramp-Karrenbauer

4 de diciembre 2018 | 6:00 pm

Advertisement

Tras 13 años bajo la dirección de Angela Merkel, el partido Unión Demócrata Cristiana (CDU, por sus siglas en alemán) elegirá nuevo presidente este 7 de diciembre.

Los candidatos a sucederla buscan dejar atrás la herencia de 18 años de la canciller, periodo en el que ha dominado la política europea.

Los tres favoritos a la sucesión de Merkel, quien a finales de octubre renunció a volver a presentarse a la presidencia de su partido tras el revés en las elecciones regionales, han centrado su discurso en el tema migratorio.

En un panorama político agitado por la irrupción de la extrema derecha en el Bundestag o Parlamento General y en los 16 estados federados del país, el asunto es particularmente sensible tras la acogida en 2015 de cerca de un millón de refugiados sirios e iraquíes.  

“Es como si se hubieran abierto las ventanas en la CDU para ventilar el aire rancio de los años de Merkel”, afirmó a finales de noviembre la revista liberal conservadora alemana Cicero.

El sustituto de Merkel se decidirá con el voto de 1,000 representantes del partido y tendrá grandes posibilidades de sucederla también en la cancillería.

Annegret Kramp-Karrenbauer: leal a Merkel, pero no igual

Apodada como “Merkel bis”, Annegret Kramp-Karrenbauer prometió una nueva etapa en Alemania en la que “la gente se sienta aquí como en casa”, sin importar si ha llegado recientemente o lleva mucho tiempo viviendo en el país.}

Si alcanza el liderazgo de la CDU, Kramp-Karrenbauer, de 56 años, estaría en la ‘pole position’ para suceder a Merkel como canciller.

Para Kramp-Karrenbauer, actual secretaria general del partido y a quien los medios alemanes apodan “AKK” por sus iniciales, el desafío es definir su propio perfil, distinto al de Merkel, mientras se mantiene leal al canciller.

“Este es el final de la era”, dijo Kramp-Karrenbauer a periodistas en Berlín. “Tenemos mucho que agradecer a Angela Merkel”. “Uno siempre se apoya en los hombros de su predecesor”, añadió.

Friedrich Merz, un enfoque populista’

En el marco de la campaña electoral, que a veces parece más una carrera contra el partido ultraderechista Alternativa por Alemania (AfD), uno de los favoritos, Friedrich Merz ha llegado a arremeter contra el derecho de asilo, garantizado por la Constitución.

“Merz pretende estar guiado por la razón, pero en realidad su enfoque es populista”, afirmó el diario de izquierda Tageszeitung.

Criticado por todos los bandos, Merz se vio obligado después a suavizar sus palabras.  

Gran favorito hace tres semanas, actualmente ha perdido fuerza en los sondeos, distanciándose de la candidata Annegret Kramp-Karrenbauer.

Merkel podría tener más dificultades para seguir siendo canciller con Merz como líder de la CDU, ya que éste perdió frente a ella en una lucha por el poder en 2002 y desde entonces ha disfrutado de una exitosa carrera empresarial.

Jens Spahn, el opositor al interior de sus filas

El tercer candidato, Jens Spahn, ha basado su candidatura en la ruptura con la posición de Angela Merkel respecto a la migración, a pesar de ser uno de sus ministros.

Con un tono virulento, Spahn ataca regularmente a los que “disfrutan de los beneficios” sociales del sistema alemán mientras que mantienen “el corazón en Turquía, Marruecos o Rusia”.

Spahn cuenta con el rechazo de varios países como Hungría, Austria, Polonia o Israel.

Con información de Reuters y AFP

Advertisement