fbpx

13 de agosto 2019 | 11:35 am

La policía de Hong Kong irrumpió la noche de este martes las instalaciones del aeropuerto de la ciudad, luego de que fueran tomadas por personas que rechazan un proyecto de ley que autoriza las extradiciones a China continental.

Horas después el presidente Donald Trump tuiteó que de acuerdo a inteligencia estadounidense el gobierno chino está trasladando tropas a la frontera con Hong Kong.

Los manifestantes, vestidos con ropa negra en alusión a su movimiento, endurecieron la protesta iniciada el lunes con el bloqueo de los pasillos que conducen a las zonas de embarque de las dos terminales, lo que provocó la suspensión de los vuelos.

Afuera, un grupo de policías antidisturbios utilizó gas pimienta contra manifestantes, mientras intentaba escoltar a un hombre traslado en una ambulancia.

Los policías vieron que su vehículo quedaba bloqueado por cientos de manifestantes en momentos en que escoltaban a la ambulancia, según un periodista de la AFP en el lugar.

Los efectivos salieron del vehículo para despejar el camino lanzando gas pimienta a los manifestantes.

Las operaciones en las terminales del aeropuerto internacional de Hong Kong fueron seriamente perturbadas debido a una concentración pública,

indicaron las autoridades del aeropuerto en un comunicado.

Este lunes, el aeropuerto tomó la decisión de anular vuelos debido a las manifestaciones. Y si bien los despegues y aterrizajes volvieron a reanudarse brevemente este martes por la mañana, decenas de miles de pasajeros se vieron afectados nuevamente.

Hong Kong en un camino sin retorno: gobierno

La jefa de gobierno de Hong Kong -que es designada por Beijing-, Carrie Lam, alertó este martes de nuevo sobre las peligrosas consecuencias para la ciudad, una de las capitales mundiales de las finanzas.

La violencia, ya sea su uso o su justificación, llevará a Hong Kong por un camino sin retorno y hundirá a la sociedad en una situación muy preocupante y peligrosa,

aseguró en una rueda de prensa.

“Pido de nuevo a todo el mundo poner sus diferencias de lado y calmarse. Tómense un momento para pensar, miren nuestra ciudad, nuestro hogar. ¿Realmente quieren que lo lleven al abismo?”, dijo Lam.